miércoles. 21.10.2020 |
El tiempo
miércoles. 21.10.2020
El tiempo

El Concello baraja anular el contrato por las multas de la fábrica de la luz

Concentración de apoyo a tres miembros de Lugo de cara ao Miño denunciados por Inca
Concentración de apoyo a tres miembros de Lugo de cara ao Miño denunciados por Inca
El Concello estudia si las sanciones de la CHMS son una falta grave y motivo de rescisión

El gobierno local baraja la posibilidad de rescindir el contrato de rehabilitación y explotación de la antigua fábrica de la luz con la empresa Inca si finalmente el Concello tiene que pagar las dos sanciones impuestas por el Ministerio de Medio Ambiente y la Confederación Hidrográfica del Miño-Sil por haberse hecho obras en el río sin los permisos necesarios y fuera de época de estiaje.

El concejal de desarrollo sostenible, Daniel Piñeiro, informó este viernes en comisión a los grupos municipales de que desde su área se remitió al servicio de Contratación el expediente de esta concesión para estudiar si en el contrato se contemplan medidas disciplinarias o incluso la rescisión por falta grave en caso de que se demuestre que la empresa hizo las obras sin las autorizaciones de la CHMS.

La Hidrográfica multó al Concello con 215.000 euros a principios del verano pasado y con otros 5.000 en diciembre y eximió a la empresa constructora, Inca, porque la administración local es el titular concesional y tenía la obligación de velar por la legalidad de las obras, según señalaba el organismo de cuenca.

Piñeiro recordó que las sanciones están recurridas, por lo que podría acabar por demostrarse que no hubo incumplimiento de la normativa. Sin embargo, apunta que en el contrato aparecen recogidos capítulos que pueden ser considerados como faltas graves y que por ello se ha decidido trasladar al servicio de Contratación todo el expediente de la fábrica de la luz, que hasta ahora estaba en el área de medio ambiente. "O Concello quere ter todo máis claro para saber como actual en caso de que as sanción sexan firmes", comentó.

El concejal también explicó que el Concello pidió en noviembre pasado a la CHMS la ampliación del plazo de concesión del aprovechamiento hidrológico del Miño, que vencía el día 12 de ese mes. Sin embargo, advierte de que todavía no han recibido respuesta, como tampoco a los recursos presentados contra las sanciones.

Asimismo, Piñeiro explica que la Dirección Xeral Conservación da Natureza tampoco ha dado respuesta a los proyectos de conservación de la fauna y la flora del Miño que habían sido solicitados para autorizar las obras en el cauce.

MOCIÓN DE 2014. El estudio de la posibilidad de rescindir el contrato de la fábrica de la luz por parte del Concello supone en la práctica el cumplimiento de una moción plenaria promovida por el PP en marzo de 2014, durante el mandato anterior, y que fue aprobada con los votos a favor de populares y nacionalistas, mientras que el PSOE la rechazó.

En concreto, en el texto se instaba al Concello a analizar el contenido del contrato de explotación de la fábrica de la luz con el objetivo de estudiar su rescisión, siempre y cuando no supusiese un perjuicio económico para el Ayuntamiento. Además, se pedía que se tomasen en consideración otras propuestas de reutilización de estas instalaciones.

El grupo municipal de Lugonovo pidió ayer al gobierno local la redacción de un nuevo estudio de impacto ambiental de la obra de rehabilitación de la fábrica de la luz, debido a que asegura que en el anterior no se contemplaba la presencia de determinadas especies en el cauce fluvial, "un dos motivos de peso polo que se paralizaron os traballos de construción do dique", explica el concejal Iñaki García.

El edil hizo estas declaraciones tras la reunión de la comisión de desarrollo sostenible en la que se analizó el proyecto y donde mostró su preocupación por las repercusiones económicas para el Concello y el impacto para el medio ambiente que esta concesión puede tener tras las multas impuestas por la CHMS.

Iñaki García, que cree necesario abordar con "seriedade e dilixencia" una solución, calificó de "despropósito" tanto el inicio de las obras en el río como la propia adjudicación de la concesión, por lo que cree que debe ser ahora el ejecutivo local quien tome la iniciativa para ponerle fin al conflicto.

El edil de Lugonovo considera que el nuevo estudio de impacto ambiental serviría no solo para establecer un protocolo de protección adecuado para ese tramo del Miño, sino también para aclarar si el proyecto de Inca es viable o se da pie a la posible anulación del contrato. "De ser así, quizáis a multa do Ministerio de Agricultura e Medio Ambiente teña tamén fácil recurso", comentó García, que se felicitó de que el Concello estudie la posibilidad de la rescisión.

El Concello baraja anular el contrato por las multas de la fábrica...
Comentarios