Lunes. 25.06.2018 |
El tiempo
Lunes. 25.06.2018
El tiempo

El fiscal pide un año de prisión a una madre por herir a su bebé y acusar después al padre

También reclama que se le imponga una multa por otro delito de acusación y denuncia falsa ►La niña, de seis meses, llegó a Urgencias con la espalda cruzada de heridas

La Fiscalía de Lugo solicita una pena de un año de prisión para una joven lucense a la que acusa de haber causado heridas a su bebé con el objetivo de culpar al padre y que le retirasen de ese modo del derecho a visitar a su hija. Pendientes de lo que se decida en el juicio, el plan no pudo salirle peor: ahora es ella la acusada, el padre tiene la custodia de la niña y ella solo puede verla unas horas y bajo estricta vigilancia.

La fiscal está convencida de que el objetivo de la chica era dejar al padre sin ningún derecho de visitas hacia su hija

Los hechos que se han de juzgar, explica la fiscal María Dolores Fernández en su escrito, se desencadenaron en la noche del pasado 28 de octubre, cuando la acusada, J.Q.L., de 20 años, llevó a su hija, entonces con seis meses, a Urgencias. Tenía heridas por toda la espalda, «lesiones lineales erosivas en forma de cuadrícula, de distinta profundidad y longitud».

En aquel momento, la joven explicó que esa misma tarde había recogido al bebé en el Punto de Encuentro después de que pasara unas horas con su padre, otro joven de Lugo, y que vio la sangre al ir a bañar a la criatura. «Con esta conducta», razona la fiscal, «la acusada pretendía dirigir todas las sospechas de la agresión hacia el padre de la menor, a fin de privarle de todo derecho de visitas hacia su hija».

Al día siguiente, ya ante el juez, la madre «dijo expresamente que creía que las lesiones se las causó el padre y pidió, también de forma expresa, que se decretara una medida de alejamiento respecto de su hija», prosigue el escrito de acusación. De hecho, lo consiguió: ese mismo día se llamó a declarar a su expareja como imputada y el juzgado dictó orden de alejamiento de la niña.

FOTO Y VÍDEO. Sin embargo, todo se vino abajo cuando el hombre hizo algo más que declarar: aconsejado por su abogado, había documentado con fotos y vídeos toda la tarde que había pasado con la niña y en todo momento ambos habían estado acompañados por su madre y abuela de su hija y por una tercera persona ajena a la familia. Las técnicos de Punto de Encuentro declararon además que el bebé parecía en perfecto estado cuando el padre lo llevó de regreso al centro.

Ante esta situación, el juez decidió entregar la custodia provisional de la menor al Servicio de Menores de la Xunta, hasta completar la investigación. Esta concluyó, después de que ambos progenitores fueran sometidos a pruebas forenses sobre su estabilidad emocional, con la acusación contra la madre y el sobreseimiento de los hechos respecto al padre, que unas semanas después consiguió además la custodia de la pequeña, que ha podido vivir desde entonces con él y la familia paterna.

Por todo esto, la fiscal considera a J.Q.L. autora de un delito de lesiones en el ámbito familiar, por el que pide un año de prisión y la prohibición de aproximarse a la niña o comunicarse con ella durante dos años. Además, añade otro delito de acusación y denuncia falsa, con una petición de multa de 4.320 euros.

ACUSACIÓN PARTICULAR. No obstante, la pena a la que se enfrenta aún puede ser mayor, ya que su exmarido se presenta como acusación particular y eleva la petición de la Fiscalía en otros tres años de prisión, ya que considera que cometió un delito de falso testimonio. Como condena subsidiaria, en caso de no aceptarse la anterior, propone dos años de cárcel, a añadir al propuesto por el delito de lesiones. Quiere, además, que se la inhabilite para el ejercicio de la patria potestad y la guardia y custodia durante tres años.

La representación legal de la acusada, por su parte, mantiene no solo su inocencia, sino su versión de que pudo ser el padre.

El fiscal pide un año de prisión a una madre por herir a su bebé y...