El Concello modificará el presupuesto para pagar una deuda de un millón de euros a Augas de Galicia

Es dinero correspondiente al canon del agua, que recaudan los concellos y entregan a la Xunta, de varios trimestres de los años 2016, 2017, 2018 y 2019 
Un grifo agua de la traída. JOSÉ Mª ÁLVEZ
photo_camera Un grifo agua de la traída. JOSÉ Mª ÁLVEZ

El gobierno de Lara Méndez llevará al pleno ordinario de la próxima semana una modificación presupuestaria para habilitar crédito para pagar 1.039.963 euros a Augas de Galicia fruto de una inspección tributaria del canon del agua correspondiente a los años 2016, 2017, 2018 y 2019.

La administración prevé detraer fondos de la partida que hay para hacer los arreglos y la puesta a punto del nuevo auditorio de la ciudad.

El canon del agua es un impuesto que recaudan los concellos con el recibo del agua y la basura y que después entregan a la Xunta. La liquidación que el Concello debe hacer ahora se corresponde, según pudo averiguar el grupo municipal de Cs, a recibos de los contribuyentes que no pagaron en periodo voluntario y a los que la administración local tuvo que reclamar por vía ejecutiva. El problema cuando esto sucede es que el Concello solo puede exigir su tasa, pero no el canon porque, aunque recaudan las administraciones locales, es un tributo de la Xunta. El Concello tendría que trasladar a la Administración autonómica esa información para que fuera ella quien reclamase las cantidades adeudadas, pero no lo está haciendo, por lo que al final la Xunta acaba exigiendo ese dinero vía inspección tributaria.

La consecuencia es que el Concello tiene que pagar ahora a la Xunta esas cantidades que ha dejado de ingresar en los tres primeros trimestres de los años mencionados (861.894 euros). A eso suma los intereses (178.069 euros). Además, es todo él dinero que sale del presupuesto municipal, porque no lo ingresó de los contribuyentes y existe la duda de si puede ser reclamado ahora. Según el criterio de algún técnico sí podría exigirse porque, una vez que el Concello pague a la Xunta, ese dinero deja de tener la consideración de tributo y pasa a ser deuda de los ciudadanos con el Concello.

Por qué no se informa a la Xunta
El gobierno local debe buscar la vía para corregir la disfunción que supone no comunicar a la Xunta las cantidades que los contribuyentes adeudan en concepto de canon cuando el Concello les reclama la parte del recibo que es municipal. 

La explicación de que esto suceda se debe en parte al modelo de gestión del servicio de agua que tiene el Concello de Lugo. La gestión es directa, mientras que en la mayoría de las grandes ciudades existen empresas que se encargan también de la parte económica. En Lugo no es así y además hay varios departamentos implicados. Augas se ocupa del padrón del recibo y el cobro depende de Tesourería.

El gobierno explora varias vías para corregir esa disfunción. Una es que en el nuevo pliego en el que se lleva años trabajando desde hace años para renovar el contrato del agua se incluya un apartado para que la empresa que resulte adjudicataria se ocupe también de la parte económica. Otra opción que podría ser más rápida sería que el Concello se hiciese con un software que permita hacer ese trabajo de discriminar la tasa municipal y el canon autonómico y enviar la información sobre este a la Xunta.

Comentarios