miércoles. 21.10.2020 |
El tiempo
miércoles. 21.10.2020
El tiempo

Dos investigadores lucenses redescubren un cromlech

Círculo lítico de Vilarvente. EP
Círculo lítico de Vilarvente. EP

Xabier Moure y Brais Rodríguez retoman la investigación del círculo lítico de Vilarvente tras 30 años de abandono y piden que se catalogue

"Lo hicimos como reconocimiento a sus primeros descubridores y para que la Xunta de Galicia lo incluya en el Inventario de Bienes Patrimoniales". De esta forma explican los investigadores lucenses Xabier Moure y Brais Rodríguez su labor con el círculo lítico de Vilarvente, descubierto por Juan F. Nuñez Jato y Laura Rodríguez Varela el 30 de septiembre de 1987, y que gracias a ellos disfruta ahora de su segunda aparición.

El valor patrimonial de este círculo, explican, "es innegable, ya que solo se conservan cinco de los 22 que había en Galicia. El resto, fueron destruidos entre finales del S.XIX y el XX". Además, aseguran que desde que los primeros descubridores publicaron en este mismo diario su artículo El círculo lítico de Vilarvente no hay más referencias a esta estructura.

Un círculo lítico o cromlech se trata de una construcción megalítica formada por la disposición en círculo de menhires. Son interpretados como espacios sagrados reservados a rituales. Este se sitúa en un lugar conocido como A Horta do Rei, un sitio desconocido por Nuñez Jato y Rodríguez Varela, del que "tuvieron constancia gracias a la colaboración de un hombre ya fallecido".

Un círculo lítico o cromlech se trata de una construcción megalítica formada por la disposición en círculo de menhires

A la hora de aventurarse en la nueva búsqueda de la construcción, ni Xabier Moure ni Brais Rodríguez sabía donde se situaba, "los vecinos tampoco", aseguran. Por lo que fue la "ayuda de un hombre de unos 90 años y las referencias de sus descubridores" lo que les ayudó a cumplir con su objetivo.

Ahora pueden certificar que se sitúa "en el monte de San Fitoiro, a unos 700 metros de altitud, en la parroquia de Labio, no muy distante del límite con el ayuntamiento de Castroverde, en una idílica fraga de difícil acceso".

Este círculo, explican, "está prácticamente perfecto". Su estructura la forman "27 menhires con una altura media de 1,25 metros y con una separación entre ellas de 0,5 metros".

En ese mismo monte y en sus inmediaciones hay otros bienes arqueológicos de valor, entre otros hay mámoas y petroglifos localizados por ellos mismos en 2016. También hay dos marcos medievales de "nombre evocador", como son los de San Fitoiro y el de la Rodeira dos Soles.

Dos investigadores lucenses redescubren un cromlech
Comentarios