jueves. 04.06.2020 |
El tiempo
jueves. 04.06.2020
El tiempo

El doble filo de la floración temprana

Eclosión primaveral. XESÚS PONTE (1)
La eclosión primaveral antes de tiempo resulta espectacular pero no inocua: afecta a los árboles frutales, a los cultivos y a los alérgicos

"A verdade é que as plantas vólvense un pouco tolas", reconoce Antonio Rigueiro, catedrático de Producción Vegetal de la USC. Ese es el sucinto resumen de lo que supone la floración temprana de árboles y plantas, a consecuencia del cambio climático, en general, y de un invierno con menos lluvias y más temperatura de lo habitual, en particular.

Esta especie de eclosión preprimaveral es visible desde distintos puntos de la ciudad y resulta un bonito espectáculo que, en ningún caso, es inocuo. "Estas noites xa están caendo xeadas. Se chegan as xeadas cos árbores frutais, pode que non dean froito despois", apunta Rigueiro, que recuerda que las plantas funcionan por su particular reloj biológico. "Non é que saiban que é primavera e que ese é o momento de florecer. Fanno cando perciben tantas horas de sol, unha determinada temperatura...", apunta.

La combinación de esos factores es lo que las ‘avisa’ de que ha llegado el momento brotar, pero se trata de un período en el que se convierten en especialmente vulnerables. "Os brotes verdes son moi tenros e resisten peor", advierte Rigueiro. Varias heladas o lluvias copiosas pueden estropearlos. Lo mismo ocurre con los cultivos, que se pueden quemar con la sucesión de heladas si ya están saliendo.

Un sindicato como Unións Agrarias no ha tenido por el momento manifestaciones de preocupación por parte de agricultores afiliados. Para los ganaderos, la situación actual no es especialmente negativa: la tierra aún está húmeda y el tiempo soleado por el día está provocando que la hierba crezca rápido, lo que supone un adecuado alimento para los animales.

Antonio Rigueiro explica que la actual es "unha situación anómala", pero ya no excepcional. El consigo otros años y otros inviernos parecidos, con inviernos que parecen primaveras, aunque sea por unas semanas. Como en otras ocasiones, unos de los árboles a los que se les adelanta la floración son los ciruelos. "Os ameixeiros xa están en flor e, outras veces, agardaban ata marzo", apunta.

En la ciudad se pueden ver en la Ronda do Carme, Avenida Infanta Elena —a la altura del parque de A Milagrosa— en Carvalho Calero —frente a la facultad de Veterinaria— o en la Praza de Ferrol.

Quizás esta variedad se haya adelantado, pero otras no lo han hecho o solo unos días. Los camelios son árboles que florecen en invierno y ahora ya han brotado los del parque Rosalía o Santo Domingo. Lo mismo ocurre con los magnolios, que, como siempre, no se ponen de acuerdo. Siguen cerrados los de los jardines de la Diputación o el gran ejemplar que hay en el Museo Provincial —de color blanco— pero se encuentra ya reventón uno del barrio de Recatelo que llama mucho la atención por la espectacularidad de sus flores rosas, aunque se encuentre en una finca privada.

También en una propiedad privada de una parroquia de Castro de Rei está el manzano cuya situación ha dejado al vecino de la zona Miguel Veiga perplejo. A estas alturas de la temporada, sin una sola hoja, conserva gran parte del fruto, que se ha resistido a caer. "É a primeira vez que me pasa algo así. Teño 25 plantas de mazá e esta é a única a que aínda non lle caeu o froito. Teño outra que da unhas mazás moi saborosas e que aínda ten unha e ben grande", apunta.

ALERGIAS. Otro sitio donde se percibe la floración temprana es en las consultas de Alergología del Hula. El jefe del servicio, Francisco Carballada, explica que no es una situación excepcional que a estas alturas ya haya pacientes que acuden por crisis alérgicas al polen de árboles. "Con el cambio, cada vez polinizan antes y esa polinización se mantiene más en el tiempo", explica. Por tanto hay más oportunidades de sensibilizarse y, al mismo tiempo, los ya alérgicos están en contacto con los pólenes más meses.

En este momento, está polinizando el abedul, que tiene uno de los pólenes más alergénicos y, por tanto, que afecta a muchos pacientes. "El pico se espera en abril, pero ya aparecen pacientes con síntomas, como picor de ojos", explica. Las gramíneas llegan después de los pólenes y, en su caso, el pico de mayor número de afectados se prevé para junio.

En el caso del polen de abedul, contiene una proteína muy similar a la que presentan frutas como la manzana, pera, cereza u hortalizas como la zanahoria. Por tanto, se pueden dar casos de reacción cruzada con esas frutas. Un alérgico al polen de abedul puede sufrir alergia a esas frutas —con síntomas como hinchazón en los labios o picores al comerlas— a causa de que comparten la misma proteína. Finalmente, el doctor Carballada recuerda que, según un estudio, las alergias a pólenes pueden agravarse en lugares con presencia de partículas de hidrocarburos diésel en el aire, ya que la combustión del gasóleo aumenta la sensibilización.

Las migraciones más breves de las cigüeñas

Una de las consecuencias de que los inviernos transcurran con temperaturas más suaves es que las aves migratorias o no desaparecen o lo hacen por menos tiempo.

Las cigüeñas son visibles en diversos puntos de la provincia, como en A Ulloa o Sarria, y este año se ausentaron muy poco tiempo. Es decir, que migraron a puntos más cálidos pero más cercanos ya que el viaje no fue tan largo como el que hacían antes cuando se ausentaban durante el otoño y principio del invierno.

‘Por San Blas...’

En este momento ocupan ya sus nidos habituales, lo que era de esperar. El refrán dice ‘Por San Blas, la cigüeña verás’ porque su presencia ya era común el 3 de febrero.

El doble filo de la floración temprana
Comentarios