Devane acaba su gran homenaje en formato mural a la medicina

La obra del artista ourensano, creada dentro del Culturbán, puede verse en la calle que recuerda al cirujano Rafael de Vega
El autor posa ante el mural de Rafael de Vega. SEBAS SENANDE
photo_camera El autor posa ante el mural de Rafael de Vega. SEBAS SENANDE

El teniente de alcaldesa, Rubén Arroxo, y la concejala de Cultura, Maite Ferreiro, visitaron al artista ourensano Mon Devane, que finalizó el martes el mural enmarcado dentro del festival Culturbán. La obra está ubicada en Rafael de Vega y homenajea al doctor represaliado por el franquismo que le da nombre a la calle en la forma del dios romano de la curación, lo que es una modernización del mito en un encuentro entre mitología y modernidad.

La temática planteada es, por lo tanto, relacionada con la medicina y la sanación, como no podía ser de otro modo en una calle que lleva por nombre al reconocido cirujano. La reinterpretación del dios Esculapio fue realizada con una base de pintura plástica y acabado con pintura en aerosol, con una paleta monocromática con predominio de los tonos turquesas.

"Co Culturbán damos desde a área de Cultura un novo espazo ás propostas de arte emerxentes"

Se da la circunstancia de que hace solo unos meses se cambió también el busto de Rafael de Vega que hay en la calle.

Maite Ferreiro, concejala de Cultura, destacou que "co Culturbán damos desde a área de Cultura un novo espazo ás propostas de arte emerxentes, achegando unha canle de difusión ás novas propostas artísticas e achegando novas ofertas de lecer á veciñanza".

Recordó también que "o Culturbán deste ano volverá con máis murais en distintas zonas da cidade, xunto cunha nova edición do Combate Mural e máis intervencións".

Maite Ferreiro anunció que en las próximas semanas está previsto presentar al vecindario lucense a nueva edición del festival Culturbán de este 2023 con una actividad lúdica en la Rúa Rafael de Vega, que servirá además como inauguración oficial de esta nueva obra del patrimonio artístico urbano lucense.

Un patrimonio que está creciendo de manera exponencial en los últimos años con la incorporación de un par de decenas de grandes murales con los que se ha tratado de cumplir dos objetivos. Por un lado, la puesta en valor de la propia historia de la ciudad, con obras ya emblemáticas como los murales de Julio César y de una guerrera castrexa en la Ronda da Muralla. Y, por otro, la humanización de espacios públicos en los barrios, con actuaciones sobre medianeras que consiguen cambiar el rostro de algunas calles.

Comentarios