La Policía encuentra a un maltratador que se escondió en un armario tras agredir a su ex en Lugo

La mujer, que tenía hematomas en la cara y sangre en la ropa, reconoció que el hombre le había propinado varios puñetazos, pero dijo que se había marchado del domicilio. Los agentes revisaron la casa y lo localizaron
Una patrulla de la Policía Local realizando labores de vigilancia por la capital lucense. XESÚS PONTE/AEP
photo_camera Una patrulla de la Policía Local realizando labores de vigilancia por la capital lucense. XESÚS PONTE/AEP

Agentes de la Policía Local de Lugo detuvieron a un hombre que presuntamente maltrató a su expareja y se escondió en un armario del domicilio para evitar su arresto. Los hechos sucedieron en la madrugada de este jueves, cuando una persona llamó a la Sala del 092 para comunicar que en una vivienda, ubicada en la zona norte de la ciudad, una mujer estaba siendo agredida por su expareja. Tras recibir el aviso, una patrulla del Grupo Operativo Nocturno se trasladó de inmediato al domicilio y una joven les explicó a los agentes que había hablado con su amiga por el móvil y que su excompañero sentimental la estaba atacando.

Los agentes hablaron con la víctima y comprobaron que presentaba "signos evidentes de haber sido agredida, ya que tenía un corte en el labio, hematomas en la cara y sangre en la camiseta". Además, la joven estaba llorando, muy nerviosa, y contó que su ex la había golpeado y se había marchado del piso. Los policías realizaron una inspección ocular en el interior de la vivienda y encontraron al presunto agresor escondido en el interior de un armario de una de las habitaciones.

Los policías comprobaron que el presunto agresor tenía una orden de alejamiento de la víctima

Los agentes identificaron al hombre y comprobaron que también tenía una orden de alejamiento con respecto a su ex pareja, por lo que fue detenido de inmediato. Tal y como explicó el portavoz del cuerpo, la víctima fue trasladada por una patrulla hasta un centro hospitalario, donde reconoció que el hombre le había propinado varios puñetazos en presencia de los dos hijos de la pareja, de corta edad, que fueron custodiados por los policías.

En el transcurso de la intervención, los agentes encontraron en la calle dos teléfonos móviles que habían sido arrojados por el presunto agresor a la vía pública. El detenido fue trasladado a comisaría, donde le instruyeron diligencias por un delito de violencia de género.