Un detenido llama "clasista" al juez y le imponen una multa de 1.500 euros

El hombre desafió al magistrado y llamó "pringao" al secretario cuando prestaba declaración tras ser arrestado por desobediencia, delito por el que fue condenado a cuatro meses de cárcel
Juzgado de Instrucción número 3 de Lugo. AEP
photo_camera El acusado declaró en el juzgado de Instrucción 3. AEP

Se encaró con un juez cuando estaba detenido por desobediencia y acabó condenado por desórdenes públicose injurias. El joven, R.C.N., de 25 años, le llamó "clasista" al magistrado y "pringao" al secretario, una salida de tono que le costó cuatro meses de prisión por la desobediencia y 1.500 euros de multa por las injurias a los funcionarios judiciales.

El acusado acabó ante el juez tras protagonizar un altercado en un establecimiento de hostelería sobre las 8.30 horas del 18 de septiembre de 2019, cuando salía de un pub de ambiente latino de la Rúa Tui y continuó la fiesta con un amigo en un bar próximo, donde ambos insultaron y amenazaron a otros clientes y a la camarera. La Policía Nacional acudió al lugar tras recibir varias llamadas en la Sala del 091 y les pidió que se identificaran, pero el acusado se negó y además se encaró con los agentes, por lo que fue detenido por un delito de desobediencia y trasladado a los calabozos de la Rúa Chantada, donde permaneció hasta el día siguiente.

El 19 de septiembre, la Policía trasladó al detenido al juzgado de Instrucción número 3 de Lugo para que el magistrado le tomara declaración en calidad de investigado. Sin embargo, tal y como se recoge en la sentencia, el hombre mantuvo en todo momento "una actitud altiva e irrespetuosa", por lo que el juez, tras varias advertencias, acabó ordenado que continuase su declaración esposado.

El joven, al secretario judicial: "Como algún día llegues a juez vas a ser lo peor, pringao. Sois todos unos mierdas"

Aun así, el hombre no depuso su actitud, sino todo lo contrario, ya que "incrementó su tono desafiante, llegando a replicar al juez durante el interrogatorio y a cuestionar las preguntas que le formulaba, impidiendo el normal funcionamiento del interrogatorio". La situación llegó a ser tan tensa que los policías que trasladaron al detenido a la sede judicial tuvieron que separarlo de la mesa del magistrado y "estrecharon su custodia".

Finalmente, en el ejercicio de su derecho a la última palabra, el acusado llamó "clasista" al juez, por lo que fue expulsado del despacho. Además, mientras se encontraba en la oficina judicial esperando para firmar la declaración, el hombre mantuvo su actitud "insolente y desafiante", negándose a firmar.

Los agentes trasladaron el acusado al pasillo y el secretario judicial se acercó para que firmara el auto de libertad, momento en el que el acusado empezó a gritar: "Como algún día llegues a juez vas a ser lo peor, pringao. Sois todos unos mierdas".

DELITOS. Por estos hechos, el hombre fue acusado de un delito de desórdenes públicos del artículo 558 del Código Penal y de otro delito de injurias graves del artículo 208 del mismo precepto legal. El acusado no se presentó al juicio –a pesar de estar debidamente citado–, pero la vista se celebró igualmente en el juzgado de lo Penal número 2 de Lugo. Finalmente, el magistrado le impuso una condena de cuatro meses de prisión, por el primer delito cometido, y una multa de cinco meses a diez euros diarios, por el segundo.

Defensa. El acusado no fue al juicio, pero recurrió el fallo
Tras conocer la condena, el abogado de la defensa recurrió el fallo ante la Audiencia Provincial, alegando "error en la valoración de la prueba". Sin embargo, la sala recuerda que el hombre ni tan siquiera se presentó al juicio y concluye que las manifestaciones de los testigos –es decir, del magistrado y del letrado de la administración de Justicia– resultan "plentamente creíbles".

"No tenía intención"
La defensa alegó además que el acusado "no tenía la intención de alterar la paz social", pero el tribunal concluye que tuvo actitudes "insolentes e irrespetuosas" en sede judicial, lo que constituye una infracción penal.