viernes. 23.10.2020 |
El tiempo
viernes. 23.10.2020
El tiempo

"Hay que desinfectar de urgencia"

Estado que presentaba una de las habitaciones del piso más dañado de Yáñez Rebolo. XESÚS PONTE
Estado que presentaba una de las habitaciones del piso más dañado de Yáñez Rebolo. XESÚS PONTE
El propietario del inmueble prefiere "no pensar ahora" en el coste que tendrá la reforma y dice que quiere "pasar página"

El dueño del inmueble ocupado en la Rúa Yáñez Rebolo respiraba aliviado después de 48 horas de infarto aunque lamentaba el estado de insalubridad que presentaba una de las dos viviendas donde residían de forma ilegal dos inquilinos problemáticos.

"Estoy satisfecho por la resolución del problema pero el segundo piso, que estaba amueblado y
para habitar sin ningún problema está completamente destrozado. Está para que venga una empresa
de desinfección de inmediato", relata el dueño del inmueble que ha visto como todo el mobiliario "ha quedado destrozado o ha desaparecido, y los muebles que hay están desmontados. El baño y la cocina están llenos de excrementos y destrozados".

Los vecinos sospechaban que allí funcionaba un narcopiso y el propietario se ratificaba este sábado en esa idea porque "solo hay que ver que en una de las mesas de la sala hay restos de los que parecen ser sustancias estupefacientes". Explicaba que, tras lo ocurrido, contrató los servicios de una empresa de seguridad para instalar un sistema de videovigilancia y que esta
situación no se repita en el futuro. "Agradezco a Cofersa por la rapidez y profesionalidad con la que actuaron ante esta situación".

PASAR PÁGINA. El dueño legítimo de los dos pisos prefiere pasar página. "La reforma de esta segunda planta va a costar dinero, pero ahora prefiero no pensar en eso, quiero pensar en que hemos logrado que se vayan y quedarme con lo positivo después de una jornada desagradable para todos". El propietario pretendían que todo se desarrollara de manera pacífica. "Se complicó la situación ante la negativa de los okupas a salir", concluyó.

VECINOS. La resolución de la ocupación despertó la sonrisa de todo el vecindario, ya que muchos vecinos decían sentir "miedo al salir y entrar de nuestro negocios y casas" por el constante trapicheo de drogas provenientes de este "narcopiso" ahora clausurado. Hubo hasta brindis con champán.

 

"Hay que desinfectar de urgencia"
Comentarios