viernes. 20.09.2019 |
El tiempo
viernes. 20.09.2019
El tiempo

Desarticulada una banda que robaba tarjetas en turismos para pagar comida a domicilio

Los robos se llevaron a cabo en la zona de Garabolos. En la imagen pequeña, parte de los artículos robados. EP
Los robos se llevaron a cabo en la zona de Garabolos. En la imagen pequeña, parte de los artículos robados. EP
La Policía Nacional detuvo a cinco jóvenes que asaltaron al menos una docena de vehículos en garajes de la Avenida da Coruña. Sustrajeron gafas de sol, ropa, dinero en efectivo y tarjetas con las que abonaban los pedidos a bares y restaurantes

La Policía Nacional detuvo a cinco jóvenes, de entre 19 y 35 años, acusados de cometer al menos una docena de robos en turismos estacionados en garajes de la capital. Los acusados sustraían los objetos de valor que localizaban en los coches y se interesaban especialmente por las tarjetas de crédito, que posteriormente utilizaban sobre todo para pagar pedidos de comida a domicilio.

La Policía Nacional abrió una investigación después de recibir ocho denuncias por robos en coches cometidos en la misma zona. "Los hechos denunciados", explicó el portavoz policial, "se llevaron a cabo en siete edificios que dan a dos calles y comparten garaje, ubicados en la zona alta de la Avenida da Coruña. A dos de los arrestados se le imputan además otros cuatro robos en cuatro coches que se encontraban estacionados en otro garaje, también en Garabolos".

Los delincuentes empleaban siempre el mismo modus operandi para cometer los robos. Según confirmó la Policía, los detenidos "actuaban como una banda semi organizada", en la que uno de los implicados esperaba en el vehículo en el que se habían desplazado hasta el lugar elegido y realizaba labores de vigilancia, mientras que sus compinches accedían al interior de los inmuebles para asaltar los vehículos.

Los agentes detuvieron este año en tres ocasiones a dos menores por robos en coches, pero no los relacionan con estos casos

Una vez dentro de los garajes, los jóvenes fracturaban las ventanillas de los coches y sustraían los artículos de valor y aquellos que les podrían resultar útiles, como gafas de sol, mandos eléctricos, llaves, herramientas, ropa, y dinero en efectivo. Además, la banda fijaba su objetivo en las tarjetas de crédito, con las que realizaron al menos doce operaciones.

Los objetivos de la banda no eran demasiado ambiciosos, ya que la mayoría de los cargos eran abonos de pedidos de comida a domicilio realizados a bares o restaurantes de la capital, siempre por una cuantía inferior a los cien euros. Los arrestados también realizaron alguna compra "por vía telefónica", pero en todos los casos eran artículos de poco valor. De este modo, intentaban no levantar sospechas y seguir alimentándose a costa de las víctimas, pero su plan se truncó.

"Las pesquisas y detenciones", apuntó el portavoz policial, "fueron muy laboriosas, debido a la cantidad de vehículos, garajes y personas implicadas en los robos. Fue necesario relacionar todos los hechos e imputar a cada uno de los detenidos su participación concreta en cada robo".

La Policía Nacional ya arrestó a dos menores por varios robos cometidos en coches en el interior de garajes

La investigación que facilitó el arresto de la banda corrió a cargo del Grupo II de la Brigada Provincial de Policía Judicial de la comisaría lucense, que se encarga de la investigación de los delitos contra el patrimonio.

PRECEDENTES. Esta operación es la segunda intervención policial relevante de este tipo que se lleva a cabo en la capital lucense desde que arrancó el año.

La Policía Nacional ya arrestó a dos menores por varios robos cometidos en coches en el interior de garajes. Estos jóvenes fueron detenidos hasta en tres ocasiones: a mediados de enero, principios de febrero y en mayo. Junto a estos menores fue arrestado también otro joven, mayor de edad, que formaba parte de la misma banda.

Los presuntos ladrones —que seguían el mismo modus operandi que la última banda detenida— también habían sido arrestados después de que varios lucenses acudieran a comisaría a denunciar que habían sufrido robos en sus turismos cuando estaban aparcados en distintos garajes de la zona norte de la ciudad, la mayoría en el barrio de A Piringalla.

Los investigadores comprobaron que los coches de los denunciantes presentaban pruebas de haber sido forzados, ya que algunos tenían daños en las cerraduras y otros tenían las ventanillas fracturadas. A pesar de que actuaban de la misma forma, la Policía confirmo que estos menores "no tienen ningún tipo de relación con los hechos ahora investigados".

Declararon en la comisaría y quedaron libres
Tras su arresto, los cinco jóvenes prestaron declaración en la comisaría de la Rúa Chantada y quedaron en libertad. Los investigadores pusieron los hechos en conocimiento del jugado de guardia, que abrió las diligencias oportunas.

Todos con antecedentes
No era la primera vez que los acusados eran trasladados a comisaría. De hecho, todos ellos cuentan con antecedentes penales por diferentes hechos delictivos.

Desarticulada una banda que robaba tarjetas en turismos para pagar...
Comentarios