Declarado culpable de asesinato el procesado por la muerte de Clara Expósito en As Gándaras

El tribunal popular emitió el veredicto por unanimidad pero desestimó el agravante de violencia de género
El acusado, durante la lectura del veredicto. SABELA FREIRE
photo_camera El acusado, durante la lectura del veredicto. SABELA FREIRE

El jurado popular declaró este miércoles culpable de asesinato al hombre acusado de haber matado el 7 de febrero de 2020 a Clara Expósito, la mujer de 49 años de edad con la que convivía en el barrio de As Gándaras. El tribunal del jurado no ha tenido en cuenta la agravante de violencia de género y ha considerado que el procesado no tenía mermadas sus facultades.

La Fiscalía y las acusaciones particulares y populares mantuvieron en el juicio, que finalizó este miércoles mismo, su petición de 25 años de prisión por asesinato, puesto que coincidieron en que existió alevosía y agravante de parentesco, pero el jurado desestimó que se tratase de un caso de violencia de género, como pedían dos partes de la acusación particular. También reclaman que el acusado indemnice con 84.000 euros al hijo menor y con 52.000 euros al mayor, así como con 42.000 euros a la madre de la víctima y con 15.000 a su hermano, por daño moral.

Por su parte, la defensa solicita una reducción de la condena a 20 años y 1 día. El juicio ha quedado visto para sentencia.

Antes de que los miembros del jurado se reuniesen a deliberar para emitir su veredicto, el autor confeso del crimen de Clara Expósito hizo uso de la última palabra después de que su abogado defendiese que actuó bajo un brote psicótico por su adicción al alcohol.

"He matado a Clara y lo reconozco. He sido el primero que he levantado la mano", afirmó este miércoles Francisco Javier Belda, de 48 años, que reiteró que no eran pareja y que pidió de nuevo "perdón a todos los miembros de su familia. Si estuviese en un estado sobrio no lo habría hecho, ni a mi amiga Clara, ni a nadie".

En la tercera y última jornada de la vista oral que se celebró este miércoles en la Audiencia Provincial un inspector de la Policía Científica que intervino en el caso no solo reiteró lo que ya había trascendido, que el autor limpió la escena del crimen, sino también los pies del cadáver y que incluso trató de arrastrarlo desde el cuarto de baño hasta otra estancia del piso, de lo que desistió, y le cubrió las heridas con una toalla para intentar dar apariencia de una muerte natural.

Este y otros agentes de la Policía Científica que prestaron este miércoles declaración aseguraron también que la respuesta de la víctima a la agresión fue "nula" porque "no tenía heridas de defensa" y que en el pequeño baño de la vivienda no había signos de pelea.

MUESTRAS. La Policía Científica recogió vestigios en el domicilio de Clara Expósito durante 7 horas, desde que se encontró el cadáver a medianoche hasta las siete de la mañana del 8 de febrero de 2020. Sin embargo, apenas aparecieron muestras de ADN del autor confeso, por lo que consideran que pudo usar guantes para limpiar la escena del crimen, aunque no los consiguieron encontrar.

Estos agentes también aseguraron que el procesado intentó semienterrar el arma del crimen al lado del inmueble en el que residía Clara Expósito, en la Rúa Ferradura. Explicaron que ocultó "deliberadamente" el cuchillo de cocina con el que acabó con la vida de esta mujer porque "arrancó un manto de tierra para taparlo".

Otro de los inspectores de la Policía Nacional que intervino en el caso, que rastreó las llamadas telefónicas que realizó esa semana Francisco Javier Belda, aseguró que en la madrugada posterior al crimen, el procesado intentó "de manera insistente" ponerse en contacto con sus padres, que después, según declaró un hermano del acusado, trataron de crearle una coartada.

Este policía explicó también que los días anteriores al crimen hubo "un flujo intenso" de llamadas entre Francisco Javier Belda y Clara Expósito, pero después del crimen ya no, por lo que, según dijo, "se deduce que sabía que no iba a recibir respuesta".

Todas las acusaciones mantienen los 25 años de prisión por asesinato

La defensa pidió que se apliquen eximentes o atenuantes por la adicción al alcohol que padece el procesado

Fiscalía y acusaciones particulares y populares, que mantuvieron su petición de 25 años de prisión por asesinato, coincidieron en que hubo alevosía y la agravante de parentesco. Sin embargo, discreparon sobre el sesgo de género. Mientras, el abogado de Francisco Javier Belda pidió que le apliquen la eximente completa o subsidiariamente la incompleta o una atenuante porque actuó por "intoxicación plena" de alcohol y sustancias estupefacientes que le provocó "un brote psicótico".

La fiscal hizo hincapié en sus conclusiones en que el procesado "mató a Clara voluntaria e intencionadamente, limpió la escena del crimen, se deshizo del cuchillo e intentó buscarse una coartada".

El jurado considera que el procesado no tenía mermadas sus facultades en el momento de cometer el crimen

Una de las letradas de los familiares, Fernanda López, destacó que "estamos ante un ejemplo de alevosía de los que se estudian en los libros de Derecho ". La otra abogada que ejerce la acusación particular, Cristina Martínez, aseguró que "pocas veces he visto unas pruebas forenses tan claras de que el acusado estaba totalmente capaz cuando cometió el crimen".

"COLOCÓN LÚCIDO. Guillermo Folgueral, que es el abogado de la Xunta, una de las acusaciones populares, afirmó que el procesado es "el único que no se enteró de que eran pareja" y que mostró "un colocón bastante lúcido " porque después de cometer el crimen "limpió el suelo y el cuerpo, ocultó deliberadamente el cuchillo...".

Francisco Lago, letrado de la otra acusación popular, la fundación Amigos de Galicia, dijo que Belda "causó la muerte sin riesgo alguno para él".

Forenses ► Ella anulada, él lúcido
Los dos médicos forenses que declararon este miércoles detallaron que Clara Expósito presentaba 2,56 gramos de alcohol por litro de sangre, lo que supone cinco veces más que la tasa máxima que se permite para conducir, y fármacos. "Su capacidad de respuesta ante los estímulos estaba francamente disminuida", dijeron.

"Sin alteración"
Mientras, el agresor, según la exploración que le realizó un forense entre 24 y 36 horas después del crimen, no tenía "ningún tipo de alteración de la percepción".

Muerte "bastante rápida"
Explicaron que falleció de una cuchillada de 6 a 9 centímetros de profundidad que le atravesó la garganta de un lado a otro, que le seccionó la arteria carótida.
 

Comentarios