Un cura lucense del 'Opus' compró el silencio de una víctima de abusos ante notario

M.C., figura relevante del Opus Dei, le exigía renunciar a cualquier acción legal
Imagen de la basílica de San Miguel, en Madrid, donde MC fue rector EP
photo_camera Imagen de la basílica de San Miguel, en Madrid, donde MC fue rector. EP

El sacerdote lucense M.C. fue el primer cura del Opus Dei condenado por abusos y ahora, gracias a una exclusiva de eldiario.es y religiondigital.org, se sabe que intentó comprar el silencio de una de sus víctimas con un contrato firmado ante notario en el que, a cambio de 17.000 euros en concepto de "ayuda económica", le exigía renunciar a cualquier tipo de acción legal, a hablar en público de lo sucedido o de su acuerdo.

Con 72 años, C. -figura relevante dentro del Opus Dei hasta el punto de que llegó a convivir con Escrivá de Balaguer- fue declarado culpable por la Congregación para la Doctrina de la Fe por "un delito continuado de solicitación" y "distintas imprudencias" con varios jóvenes en las diferentes ciudades en las que ejerció a lo largo de 30 años. La investigación se puso en marcha a raíz de la denuncia de M.G.F. por tocamientos que el cura le había realizado hasta en siete ocasiones después de confesarle. Otros jóvenes también denunciaron después experiencias similares.

La sentencia se hizo efectiva en junio de 2020, según religiondigital.es, y suponía la prohibición por cinco años de predicar, escuchar confesiones y administrar sacramentos y sacramentales, salvo la misa en privado. Por otros cinco, no podrá hacer actividad pastoral salvo en el centro del Opus en el que reside y, durante 30 años, no podrá prestar atención religiosa a un menor de 30 años.

Casi un año después de ese fallo, el cura convocó a la víctima ante notario para que firmase un contrato en el que se compromete a renunciar a cualquier acción legal no solo contra él, sino también contra "el Colegio Mayor Almonte, [donde ocurrieron los abusos]; la Prelatura del Opus Dei, el Arzobispado de Sevilla y la Iglesia católica", según cita literalmente eldiario.es. Se especifica, además, que no podrá hacerlo por ninguna vía -civil, penal...- ni en ningún tribunal de ninguna jurisdicción.

El documento no solo intenta impedir las acciones legales sino también que la víctima hable públicamente de lo sucedido. Establece que, una vez que este haya recibido el dinero, se aviene "por el deseo de no causar daños a las personas, entidades o instituciones relacionadas" a "no desvelar ni pronunciarse en los medios de comunicación sobre este acuerdo ni sobre sus términos, pudiendo de lo contrario don M.C. ejercitar la acción de reembolso de la cantidad abonada, en concepto de cláusula penal". El medio digital explica que M.C. reside en una casa del Opus de Granada, donde cumple la condena. Aclara que, tras contactar con él sin éxito, fuentes cercanas al condenado dicen que está "tranquilo" y "dispuesto a seguir adelante, aceptando la condena y las consecuencias derivadas".

Además de tener un papel relevante en la Obra, el lucense fue uno de los nombres que sonó para sustituir a Gea Escolano como obispo de Mondoñedo-Ferrol tras su fallecimiento.