Un cuidador acepta 16 meses de prisión por desvalijar las viviendas de cinco ancianos

El hombre, que trabajaba para una firma de ayuda a la dependencia, confesó su culpa e indemnizó a los afectados
Edificio de los juzgados de Lugo, en la Praza de Avilés. SEBAS SENANDE
photo_camera Edificio de los juzgados de Lugo, en la Praza de Avilés. SEBAS SENANDE

El juzgado de lo Penal número 1 de Lugo impuso este jueves una condena de 16 meses de prisión a un cuidador acusado de desvalijar la vivienda de al menos cinco ancianos. El hombre -que ya indemnizó casi en su totalidad a los afectados- reconoció los hechos ante la jueza y llegó a un acuerdo de conformidad con el ministerio fiscal, que solicitaba inicialmente tres años de cárcel.

Las partes acordaron además la suspensión de condena -ya que el acusado no tenía antecedentes-, por lo que no tendrá que ingresar en prisión si no vuelve a delinquir en un plazo de dos años y abona la responsabilidad civil que todavía le falta.

Tal y como quedó recogido en el escrito de acusación de la Fiscalía, el hombre prestó sus servicios para una empresa de ayuda a la dependencia entre el 3 de marzo y el 14 de octubre de 2018. Durante ese periodo, el acusado acudió a diferentes domicilios de personas de avanzada edad que necesitaban asistencia personal y en el hogar, "circunstancia que aprovechó, con intención de enriquecerse injustamente, para hacer suyos diferentes efectos personales de los ancianos".

El ministerio público considera probado que el cuidador cometió al menos seis sustracciones. En una vivienda se apoderó de un reloj dorado de mujer, valorado en 30 euros; en otra sustrajo 300 euros en efectivo y cuatro relojes, que fueron tasados pericialmente en la cantidad total de 1.290 euros, y en otro domicilio se apropió de dos alianzas de oro, valoradas en 205 euros.

El ministerio fiscal mantiene también que el acusado robó en otra casa una medalla con una imagen de la Virgen y una cadena de oro, y se llevó de otro domicilio dos collares de perlas, dos pulseras de plata con turquesas, tres plumas estilográficas de plata, dos relojes chapados en oro, una piedra verde, un collar y unos pendientes de Sargadelos, y una cadena con un colgante de plata.

El hombre fue denunciado y el ministerio fiscal lo acusó de un delito continuado de hurto, por el que solicitó inicialmente una condena de tres años de prisión. Además, pedía que el hombre indemnizara a las víctimas "en la cantidad que se determinara en ejecución de sentencia", por los objetos robados. Solo los artículos peritados rozaban ya los 2.000 euros. Finalmente, el acusado abonó la práctica totalidad de las indemnizaciones antes del juicio y el ministerio fiscal le reconoció la atenuante de reparación del daño, por lo que rebajó su petición de condena a 16 meses de cárcel.