viernes. 24.09.2021 |
El tiempo
viernes. 24.09.2021
El tiempo

Cuarenta toneladas de posibilidades

Contenedor en el que se transporta todo el material donado. EP
Abajo, contenedor y equipo de voluntarios y niños junto a una de las furgonetas solidarias. Arriba, pozo y Natalia con un paciente y una de las jóvenes apadrinadas en su graduación.
Bicicletas, material de construcción y paneles solares, productos para bebés y para escolares viajan en un contenedor a Guinea-Bissau de la mano de la ONG Furgoneta Solidaria, que todavía busca 3.000 euros para cubrir gastos

La ONG Furgoneta Solidaria nació hace once años, por iniciativa de la enfermera Natalia Rodríguez Arias. Eligió ese nombre porque era en lo que entonces consistía, literalmente, su proyecto: llenar una furgoneta con material sanitario y cruzar la Península y parte de África para llevar a Guinea Bissau. El tiempo ha pasado, la organización ha crecido y este verano ya está de camino un contenedor de 40 toneladas y 12 metros de longitud con material que llevan recopilando en toda Galicia durante el último año.

"Lo que pedimos fundamentalmente fueron bicicletas; productos para bebés, de alimentación o higiene; medicamentos, material escolar y también material de construcción para nuevos proyectos. Por ejemplo, vamos a colocar unas placas solares y de las ocho personas que viajaremos en julio, dos se dedicarán a esa tarea», explica Rodríguez Arias.

En todo este tiempo de actividad, la ONG ha conseguido construir un dispensario en la selva guineana donde se presta asistencia sanitaria en enfermedades tropicales a la comunidad. En las proximidades se construyó un pozo y la intención es hacer este año la canalización desde ese punto hasta el edificio.

Las enfermedades que se encuentra Rodríguez Arias más a menudo entre los residentes en la zona son, precisamente, las parasitarias e infecciones gastrointestinales por el consumo de agua sin potabilizar. También la malaria, desnutrición y déficit de vitamina A.

En la región de Mansoa, Furgoneta Solidaria levantó una escuela y promovió el apadrinamiento de 25 niños para que puedan mantenerse escolarizados. En Bissau, la capital del país, consiguió ese mismo apoyo para 7 adolescentes, de los que cuatro se han graduado este año: uno de Secundaria, otro en Medicina, una en Enfermería y otra en Ingeniería Industrial. Otros tres están siguiendo todavía sus estudios.

Colocar nuevos paneles solares, hacer la canalización y repartir todo el material, no solo en las zonas en las que ya tienen presencia, sino también en otras dos muy desfavorecidas, forman parte de sus planes para este año.

El contenedor ya está de camino y les estará esperando para cuando lleguen a su destino los 8 voluntarios que irán a mediados de julio. Cada uno de ellos paga su viaje y todos los gastos de su estancia, pero siguen quedando flecos pendientes. La enfermera explica que, por ejemplo, aunque farmacias gallegas han donado medicamentos será preciso comprar algunos concretos que hay que llevar, así como otro material que no han podido reunir.

Por eso, la presidenta de la ONG pide colaboración ciudadana con el objetivo de recaudar los últimos 3.000 euros que harán posible cubrir los gastos del viaje.

Natalia explica que, para colaborar con la organización y permitir hacerse con el material que falta, las personas interesadas en hacerlo pueden pasar por la web furgonetasolidaria.org.

En el portal del colectivo, además de informarse de sus proyectos y ver imágenes de lo realizado hasta ahora, los ciudadanos encontrarán dos botones, uno para donar dinero y otro para los apadrinamientos. Los fondos pueden hacerse llegar a través de varias plataformas de pago.

Cuarenta toneladas de posibilidades
Comentarios