domingo. 17.10.2021 |
El tiempo
domingo. 17.10.2021
El tiempo

Cuando saltan las alarmas

Dos bomberos intervienen en el accidente industrial de O Ceao del martes. XESÚS PONTE
Dos bomberos intervienen en el accidente industrial de O Ceao del martes. XESÚS PONTE

Sindicatos de policías y bomberos alertan de que Lugo no tiene medios humanos y materiales para atender una gran emergencia

¿Está Lugo preparado para una gran emergencia? La pregunta surge tras las dudas suscitadas a raíz del accidente registrado el martes en una de las dos factorías de Leche Río en el polígono de O Ceao, que provocó una nube tóxica que obligó a movilizar a decenas de efectivos de la Policía Local, Nacional y Autonómica, así como a los únicos cinco bomberos que había en ese momento disponibles en la ciudad.

El humo amarillento que salía de uno de los tanques de la factoría generó alarma y desconcierto entre los trabajadores de las naves cercanas, así como entre los conductores que vieron cómo se iba cortando el tráfico progresivamente en las calles del entorno de la fábrica. Finalmente, la rápida actuación de los bomberos desplazados logró contener el escape y la nube tóxica que generó el escape se fue diluyendo con la ayuda de la lluvia fina.

Sin embargo, algunos efectivos que participaron en el operativo, coordinado desde la unidad central del 112, así como los sindicatos de policía y bomberos creen que ante un accidente de mayor calado no habría medios y efectivos suficientes en Lugo para hacerle frente.

Los bomberos son los que más advierten de que la falta de efectivos genera una situación de inseguridad en la ciudad, sobre todo ante un accidente con mercancías peligrosas como el ocurrido el martes. "Rotundamente no estamos preparados", aseguran desde un colectivo que lleva meses manifestándose para hacer ver al gobierno local que los apenas treinta bomberos que hay ahora disponibles en la ciudad no llegan ni para cubrir los turnos de seis efectivos que llegó a fijar por decreto la alcaldesa.

Además, se quejan de que no tiene un jefe que les dirija ni mandos que los coordinen en los servicios que realizan, así como tampoco medios materiales específicos ni formación actualizada para atender siniestros como el de Leche Río, que consideran que debería haber sido cubierto por un mínimo de siete efectivos.

Los bomberos también dicen carecer de protocolos para actuar en accidentes con mercancías peligrosas y tienen que tirar de la experiencia adquirida a través de los años a la hora de tomar decisiones. Además, se quejan de que ni siquiera saben si los trajes necesarios para actuar en este tipo de accidentes tienen un mantenimiento o apuntan que tampoco disponen de cabinas de descontaminación para quitárselos sin riesgo, un dotación que sí tiene el servicio de aguas para trabajar con fibrocemento, recuerdan.

PLAN OBSOLETO. Ante situaciones de riesgo, la ciudad tiene desde el año 2006 un plan de emergencias que marca las pautas a la hora de prevenir riesgos o actuar ante una alarma, aunque el grupo municipal del PP ya denunció hace tiempo que este plan está obsoleto y necesita una actualización, algo que también corrobora el colectivo de bomberos. "No hay un protocolo específico como ocurre en A Coruña para actuar en un accidente industrial y a veces ni las empresas tienen su obligatorio plan de autoprotección", se lamentan los bomberos, que recuerdan que es lo primero que piden cuando acuden a atender un siniestro en una factoría.

Fuentes del Concello confirman además que el ente local no tiene conocimiento del tipo ni de la cantidad de productos químicos que se almacenan en las diferentes industrias del polígono de O Ceao, ya que explican que es la Xunta la que tiene las competencias para hacer ese control. Esta situación provoca que los bomberos que actúan en accidentes industriales acudan sin tener la suficiente información para actuar.

De todas formas, pese este inquietante panorama hay quien extrae algo positivo del operativo de emergencia desplegado el martes, ya que alguno de los mandos policiales que coordinó la actuación cree que servirá para tomar nota y entrenarse de cara a futuras situaciones de riesgo.

Los sindicatos exigen la unidad de reacción
Miguel González, del sindicato UFP, también considera que la falta de efectivos policiales en la ciudad es un riesgo a la hora de afrontar alarmas como la del martes. "Para una situación de emergencia como esta no tenemos personal especializado ni efectivos suficientes y por eso pedimos que Lugo, al igual que otras ciudades del entorno como Ourense, tenga una UPR (Unidad de Prevención y Reacción)", comenta.

Eventos y emergencias
González añade que esta unidad no solo serviría para actuar en actos multitudinarios como fiestas o eventos deportivos, ya que también estaría disponible para actuar en emergencias. Además, critica que este año no se vayan a reforzar en Lugo las comisarías ni con agentes de prácticas.

 

Cuando saltan las alarmas
Comentarios