La cruz judicial de Besteiro llega a su fin con el archivo definitivo del caso Pulpo

El exlíder del PSdeG guarda silencio y no se descarta que su regreso a la política sea vía Madrid
Generated by  IJG JPEG Library
Generated by  IJG JPEG Library
AppleMark
photo_camera Besteiro, inaugurando el campo de fútbol de A Fonsagrada al poco tiempo de dejar el PSdeG. J. VÁZQUEZ/AEP

La Fiscalía Provincial rechazó recurrir el auto de sobreseimiento provisional de José Ramón Gómez Besteiro dictado en diciembre sobre la última de las investigaciones judiciales que el exlíder del PSdeG tenía a cuestas desde hacía una década. Con esa decisión la odisea judicial de quien vio truncada su carrera hacia la Xunta llega a su fin.

La confirmación del archivo definitivo se produjo hace ya unos días sin que ni Besteiro ni su entorno rompieran la discreción que mantienen desde que en marzo de 2016 la jueza Pilar de Lara le apeó de la política.

El político guarda silencio desde entonces, aunque en la sombra nunca ha dejado de influir y su ascendencia en el partido tanto a nivel provincial como autonómico se deja ver, lo mismo que su buena relación con Ferraz. Por el momento, se mantiene en esa actitud prudente y rehuye las declaraciones públicas, a la espera de que se clarifique el futuro del partido en Galicia.

No queda mucho para eso porque el 11 de marzo el comité nacional del PSdeG aprobará los candidatos a las alcaldía y las listas, por lo que esa será la fecha límite para que se sepa si el actual secretario general y regidor de As Pontes, Valentín González Formoso, volverá a optar a la alcaldía, lo que podría dar pistas sobre sus intenciones futuras.

El partido dará de margen hasta el 4 de abril para cerrar algunas candidaturas, pero no parece probable que mantenga la incógnita de Formoso hasta ese punto tratándose de una decisión de tanta trascendencia y sobre la que están puestas todas las miradas.

Besteiro y Formoso son íntimos amigos y el de As Pontes no tendría inconveniente, como ya afirmó en alguna ocasión, en dar un paso atrás para intercambiar papeles y que, quien fue su valedor para liderar el PSdeG, retome su carrera política más o menos donde la tuvo que dejar y opte de nuevo a presidir la Xunta.

Cuando en diciembre se conoció el sobreseimiento provisional de la última investigación sobre Besteiro, miembros del partido —alguno tan significativo como el secretario de Organización, José Manuel Lage Tuñas— salieron en tromba a pedir el regreso de Besteiro, aunque luego cambiaron la estrategia para señalar que no era el momento de ese debate y que el candidato se eligiría en primarias, como marcan las normas.

La presión sobre Besteiro aflojó en parte también porque puede que su vuelta a la primera línea no sea vía Galicia sino vía Madrid, de manera que Formoso podría mantenerse en el partido de momento y Besteiro aterrizar como candidato a la Xunta más adelante desde alguna otra plataforma política. El exlíder del PSdeG fue un apoyo importante de Pedro Sánchez en sus horas bajas y, en estos años alejado de la política, el lucense no ha dejado de cuidar la relación con Ferraz. La confianza que se pudo ver con el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, en una reciente visita de este a Lugo es una muestra de esa cercanía.

Caso Pulpo: pendiente la pieza matriz, que no afecta a Besteiro
Del caso Pulpo solo queda pendiente de resolver la pieza matriz, que no afecta a Besteiro. En ella se investiga si un exfuncionario de la Diputación cometió malversación en el manejo que hacía de los fondos públicos del programa Km0, en cantidades que hacen pensar que el caso está abocado también al sobreseimiento.

La causa arrancó en 2012
La operación pulpo arrancó en marzo de 2012, a raíz de que el PP trasladara a Fiscalía un escrito de funcionarias de la Diputación en el que se apuntaba a posibles irregularidades en contratos y gestión de fondos públicos. 

El asunto cayó en el juzgado de Pilar de Lara, que inició la operación Pulpo tras un registro a bulto en la Diputación, que dio lugar a una causa con más de 60 tomos.
La larga y deficitaria instrucción, que contribuyó a que De Lara perdiera la plaza de jueza en Lugo, dio lugar a varias piezas que fueron siendo archivadas progresivamente. 

Después del caso Garañón
El caso Pulpo arrancó cuando sobre Besteiro pesaban ya otras imputaciones por el caso Garañón, que también acabaron siendo archivadas.