La crisis del centro lleva a la hostelería de Lugo a acopiar mercancía ante el Arde Lucus

Las empresas de distribución mantienen su advertencia de dejar de servir al centro si se impide entrar a camiones y Apehl llama a buscar acuerdos ► Lugo Monumental ve en la postura municipal una amenaza para la actividad comercial
_PON1930
photo_camera Vehículos circulando a media mañana por el centro de la ciudad. XESÚS PONTE

Hay una tensa espera en el centro de Lugo a la espera de un acuerdo con el Ayuntamiento para la descarga de mercancías, pero hay hosteleros que ya han empezado a hacer acopio de mercancía ante el riesgo de tener un problema de abastecimiento en pleno Arde Lucus

Eloy García, presidente de Adislugo, la Asociación de Distribuidores, aseguraba este jueves que las empresas mantienen la idea de organizar una marcha lenta de vehículos el lunes y siguen contemplando dejar de repartir si el Concello no da una solución a la entrada de camiones de más de 3.500 kilos de tonelaje. 

18 camiones a la semana

El colectivo sigue a la espera de que el gobierno local ponga sobre la mesa una propuesta aceptable para las empresas. Adislugo defiende que el problema del paso de camiones es menor, porque para el reparto de mercancías a los negocios de hostelería entran unos 18 camiones a la semana, dice García.

Cada camión lleva de cinco a ocho palés y si hay que sustituirlos por furgonetas el resultado será que se multiplicará el número de furgones. Se complicará el trabajo a las empresas y, a cambio, el resultado será tener más vehículos circulando, apunta.

"Preocupación" en la hostelería

Desde Lugo Monumental, Luis Latorre decía que hay "preocupación" en la hostelería por el reparto y que hay empresarios que han empezado a almacenar mercancía de forma preventiva. Aunque la mayoría de los locales son pequeños y no tienen mucho almacén, algunos están recurriendo a bajos vacíos que hay en el entorno para salvar la situación.

Cheché Real, presidente de la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería (Apehl), confiaba en que se llegue a un acuerdo y pedía "tranquilidad y sentido común" para que se pueda compatibilizar la peatonalización con el mantenimiento de servicios.

Real cree que hay un "órdago, con toda la razón" de los distribuidores al Concello y confía en una solución, pero también advierte que los negocios no se van a resignar a quedarse sin reparto de mercancías en Arde Lucus, "porque, si es preciso, los hosteleros sabemos que tenemos muchos sitios donde comprar y sabemos dónde ir y dónde comprar".

Reparto de paquetes

En tanto, Latorre señalaba que la inquietud es también enorme en el comercio, para el que el reparto de paquetería es esencial.

Y es una preocupación que también comparten las empresas de reparto de paquetería, con las que se reunió Lugo Monumental. 

Un repartidor necesita poder hacer entrega a diario de unos 150 paquetes para que su actividad sea rentable y eso no es viable si tienen que aparcar lejos y desplazarse a pie por el centro, advertía.  

Horarios y lugares en los que parar

Para Lugo Monumental, el problema no son los horarios, porque entiende que una zona peatonal no puede tener tráfico de forma continuada y que debe haber unas horas establecidas para las descargas. 

Defiende que lo normal sería que se pusieran horas para esas actividades y que se establecieran lugares en los que se puedan dejar los vehículos. Hay que buscar espacios, defienden, donde no creen un impacto visual negativo ni estorben y desde los que a la vez se puedan realizar actividades que son necesarias para mantener la actividad económica del centro de la ciudad, sostiene la asociación.

Considera que el problema es que el Concello eligió mal los suelos de las nuevas zonas peatonalizadas y que por eso se aferra a una postura rígida y que Latorre dice que no es viable.

"Algunos camiones van a entrar siempre, porque tendrán que entrar grúas, pasar bomberos... y lo que va a pasar es que en unos años habrá que invertir en volver a cambiar los suelos de todo el centro", aventura.

Insiste en que el problema lo ha creado el gobierno con el pavimento elegido, porque los proyectos técnicos hablaban de 7.500 kilos cuando abordaban el tonelaje que podían soportar los párkings. Ha habido errores y ahora no es viable pretender que los camiones de carga de calefacciones, por ejemplo, no puedan servir a los vecinos del casco histórico, sostiene.

¿Serenos a la hora del reparto?

Lugo Monumental propone traer a Lugo un modelo que dice que ya funciona en Santiago y que consiste en una versión actualizada de los serenos. Se trata de trabajadores que se encargan de abrir los locales a primera hora de la mañana para ir recibiendo las mercancías. 

Esa fórmula tendría un coste limitado si se financia entre un número amplio de empresarios y facilitaría que el reparto de mercancías se haga en el centro a primera hora de la mañana, cuando los negocios no están abiertos todavía, sostiene el colectivo.