jueves. 26.11.2020 |
El tiempo
jueves. 26.11.2020
El tiempo

El covid baja el tono de la música

Una clase al aire libre en el Conservatorio Profesional. SABELA FREIRE
Una clase al aire libre en el Conservatorio Profesional. SABELA FREIRE
Los dos centros públicos de Lugo vieron reducida su matrícula, el Conservatorio Profesional Xoán Montes de 530 a 480 alumnos y la Escola Municipal, que arrancó el lunes, de 700 a 400

La pandemia no entiende de inquietudes artísticas. Sus efectos también se están dejando notar en la vocación musical. Los dos centros públicos que enseñan este arte en la capital lucense han visto reducida su matrícula. El Conservatorio Profesional Xoán Montes, en menor medida, al pasar de 530 a 480 alumnos y la Escola Municipal, más afectada, al disminuir de 700 a 400.

Ese desigual descenso también lo es en las edades de los inscritos. En el Conservatorio, que es el único público que hay en la provincia de Lugo, la mayor bajada se ha registrado entre los alumnos del primer curso del grado elemental, los que suelen acceder al centro con ocho años. Su director, Borja Durán, lo atribuye a que en primavera no pudieron hacer la debida promoción de las enseñanzas y los instrumentos por el estado de alarma.

En cambio, en la escuela municipal, cuyas clases comenzaron el pasado lunes, ese desplome es entre los adultos "polas restricións e por medo aos contaxios", precisa su director, Carlos Méndez.

Las directivas de ambos centros aprecian "inquietud" entre los estudiantes por los aerosoles -una de las fuentes más frecuentes de contagio del covid-19- que se generan, sobre todo, al tocar los instrumentos de viento.

"La comunidad educativa está muy sensibilizada con los aerosoles: Para los instrumentos de viento buscamos sitios más ventilados y espaciosos porque tocan sin mascarilla", afirma el director del Conservatorio.

"A emisión de aerosois ao tocar un instrumento é unha das razóns que deron algúns alumnos para non vir", explica su homólogo de la escuela.

DEMORA. La pandemia no solo ha pasado factura a la matrícula, también provocó que se demorase el inicio de las clases. Si ambos centros solían hacerlo a mediados de septiembre, tras el comienzo del curso escolar, el Conservatorio Profesional Xoán Montes arrancó casi un mes después, el 13 de octubre, y la Escola Municipal de Música se demoró dos meses, hasta el pasado lunes.

La nueva normalidad se ha traducido en la ampliación de horarios en ambos centros lucenses, con clases todo el día de lunes a viernes. El Conservatorio, en el que las jornadas solían ser vespertinas, ahora también son matinales para poder atender a los alumnos de bachillerato de los institutos Lucus Augusti, Nosa Señora dos Ollos Grandes y Sanxillao, en los que esta enseñanza se imparte por las tardes.

El covid baja el tono de la música
Comentarios