Los controles del fin de semana se saldan con seis denuncias a conductores ebrios

La Policía Local realizó varios filtros de seguridad vial en el casco urbano y solicitó un análisis de sangre para comprobar si un conductor que sufrió un accidente había consumido alcohol
ganda
photo_camera El turismo accidentado el viernes en la zona de A Campiña. AEP

Los efectivos de la Unidad Territorial de Policía de Barrio realizaron varios filtros de seguridad vial en el casco urbano a lo largo del fin de semana y denunciaron a seis conductores tras dar positivo en las pruebas de alcoholemia. En uno de los controles, en la Ronda da Muralla, los agentes abrieron sendos expedientes sancionadores, con multa de 500 euros y la retirada de cuatro puntos el permiso de conducir, a dos conductores que arrojaron tasas de 0,48 y 0,53 miligramos de alcohol por litro de aire espirado. En la misma vía, otro conductor dio un resultado de 0,68, por lo que le abrieron diligencias por un delito contra la seguridad vial y le inmovilizaron el vehículo.

Los policías denunciaron también por otro delito del mismo tipo a un conductor que causó daños con su vehículo en el retrovisor de otro turismo, en la Avenida de Ramón Ferreiro. El hombre arrojó una tasa de 0,72 miligramos de alcohol por litro de aire espirado, casi tres veces más de lo permitido. Igualmente, otro conductor que circulaba por la Praza da Liberdade dio un resultado de 0,67 miligramos, por lo que también fue denunciado por un delito contra la seguridad vial. Finalmente, una dotación de la Unidad de Atestados se desplazó hasta la Rúa Acacia, donde la Policía Nacional le había dado el alto a un conductor que presentaba signos de embriaguez. Los agentes sometieron al hombre a la prueba de alcoholemia, en la que arrojó 0,32 miligramos por litro de aire espirado. Ante este resultado le le abrieron un expediente sancionador que acarrea 500 euros de multa y la retirada de cuatro puntos del permiso de conducir.

Los agentes solicitaron también consentimiento para realizarle la prueba de alcoholemia a un conductor que sufrió un accidente el viernes, poco antes de las nueve de la noche, en las inmediaciones de la glorieta de A Campiña. El turismo del joven se salió de la vía y colisionó contra una piedra de gran tamaño ubicada fuera de la calzada. Según explicó el portavoz policial, el conductor presentaba signos de embriaguez, pero "ante la imposibilidad de realizarle el control de alcoholemia debido a las heridas que presentaba en la cara, se solicitó consentimiento para extracción sanguínea". El conductor fue trasladado en ambulancia al Hula, donde lo atendieron de las lesiones que presentaba y le realizaron los análisis pertinentes. La Policía Local todavía está a la espera de los resultados.