miércoles. 14.04.2021 |
El tiempo
miércoles. 14.04.2021
El tiempo

El nuevo instituto consolida la 'ciudad cultural' lucense

El conselleiro Román Rodríguez y el rector de la USC Antonio López. XESÚS PONTE
El conselleiro Román Rodríguez y el rector de la USC Antonio López. XESÚS PONTE
Hace 78 años, El Progreso daba cuenta del proyecto para iniciar las obras de la entonces denominada ciudad cultural, el germen del núcleo educativo que la Xunta pretende consolidar ahora

El complejo educativo del centro de Lugo se reforzará. A los 1,5 millones previstos para la rehabilitación integral de los institutos Lucus Augusti y Ollos Grandes se suma la decisión de llevar al campus Formación do Profesorado y crear en Ramón Ferreiro un nuevo instituto. La decisión encaja con el concepto que guió la creación de la llamada ciudad cultural, que ha ido cambiando con los años sin por ello perder su esencia. La apuesta en la zona se complementa con la inversión de 1,2 millones, en marcha, para crear un nuevo pabellón en el CIFP Politécnico o los 275.000 euros destinados a la mejora de las instalaciones deportivas.

1. ¿Cómo fue creciendo el sistema de institutos en Lugo?

Lugo tiene el instituto más antiguo de Galicia, el Lucus Augusti. Hasta los años 80 del siglo pasado, el centro de la ciudad aglutinó la oferta de centros públicos de educación secundaria. No obstante, el despegue de los grandes barrios de la capital lucense marcó la apertura de nuevos institutos. Se creó, así, el de Sanxillao, en Fontiñas, o el Ánxel Fole y el Muralla Romana en A Piringalla, zonas que ganaron mucha población.

2. ¿Cuándo se hizo el último instituto de la capital?

En 1998 se inauguró el último instituto creado hasta el momento en la capital. Fue el Leiras Pulpeiro, que se encuentra en el barrio de Casás. Se acercaba de ese modo la educación secundaria a una de las zonas de la ciudad que más estaba creciendo en aquel momento en población.

3. ¿Cómo se explica un nuevo instituto en la zona centro?

La primera base es la demanda de plazas en esa zona de la capital. Hay alumnos de la zona sur que requieren tener un instituto en el entorno de Ramón Ferreiro porque es el más próximo a sus domicilios. A muchos de los residentes ahora en barrios como Acea de Olga, por ejemplo, les correspondía ir al Sanxillao, que les queda más lejos de sus viviendas. El instituto de referencia era un aspecto que muchas familias tenían en cuenta ya a la hora de matricular por primera vez, a los tres años, a sus hijos en el colegio.

4. ¿Por qué se fragua esa operación en Profesorado?

La negociación de Xunta y USC para trasladar la facultad de Formación do Profesorado al campus viene de lejos y El Progreso ya informó de los planes en noviembre de 2019. Entonces, Educación y Universidade de Santiago ya advirtieron de que quedaba por delante un proceso que aún podía ser largo. En aquel momento se daba por hecho que el traslado podría permitir ampliar el colegio Anexa, algo que los padres llevaban años demandando por la falta de espacios para servicios del centro, desde zonas de juego para los niños a deportivas, entre otras.

5. ¿Cómo encaja otro centro de secundaria en la zona?

Supone, primero que nada, consolidar ese modelo que viene de lejos, de la llamada ciudad cultural de Lugo. Ese complejo educativo se empezó a pergeñar hace cerca de 80 años, pero fue hace exactamente 50 años cuando vieron finalmente la luz algunas de las instalaciones que dan sentido a ese complejo, como las pistas polideportivas. Hace ahora justo medio siglo que El Progreso informaba de que habían entrado en funcionamiento. Los primeros pilares de aquel modelo habían sido los institutos Masculino y Femenino (hoy Lucus Augusti y Ollos Grandes), así como la entonces llamada Escuela de Magisterio y el colegio vinculado a esta, la denominada Escuela Aneja.

6. ¿El modelo de centros en la zona fue siempre homogéneo?

El sistema de centros educativos, tanto en esa zona como en el conjunto de la ciudad, se ha ido adaptando con los años y en función de los modelos educativos por los que se ha ido apostando. Por ejemplo, hace también medio siglo en El Progreso se daba cuenta del avance en las obras del edificio de la Escuela de Maestría. Con el tiempo aquella escuela se convirtió en el Instituto Politécnico y empezó a ofrecer, además de formación profesional, los estudios de secundaria de cualquier otro instituto. Hace unos años se produjo una reforma y tanto el Politécnico como el instituto de As Mercedes dejaron de ofertar esa formación y pasaron a especializarse en la formación profesional, ámbito en el que han logrado ser referentes estos últimos años, muchas veces con reconocimiento gallego y nacional a sus proyectos.

7. ¿El Seminario se abre a las chicas y se refuerza el centro?

El anuncio sobre la creación de un instituto en el actual edificio de Formación do Profesorado llega poco después de que se conociera que el Seminario abría su oferta de educación secundaria a las chicas. Ese ha sido un cambio de calado, por su significado, por la apertura a la educación mixta del centro en el que se forman los seminaristas, pero que no cambia en lo esencial el mapa educativo de la ciudad. De hecho, la educación secundaria pública tiene espacio en toda la ciudad, pero en el centro había demanda y, además, a institutos de esa zona llegan buena parte de los alumnos del rural, de Lugo y otros municipios, con lo que no solo se atiende demanda local.

8. ¿Tiene ventajas otro centro en la zona de Ramon Ferreiro?

Se pueden aprovechar las sinergias. Tirando de ese término que se hizo popular hace unos años, otro instituto permite aprovechar los servicios que ya hay en esa zona de la ciudad, como los pabellones e instalaciones deportivas. El concepto se popularizó hace unos años, pero se basa en una idea de largo recorrido y, de hecho, esa era la base del proyecto de la ciudad cultural. Durante años ha funcionado y, por ejemplo, los institutos Lucus Augusti y Ollos Grandes comparten algunas instalaciones. Ahora, esa idea de compartir y aprovechar servicios se reforzaría, según el plan de inversiones en marcha, con los desembolsos para mejorar las instalaciones educativas de toda esa zona, que al ser las más antiguas son también de las más necesitadas.

El nuevo instituto consolida la 'ciudad cultural' lucense
Comentarios