martes. 27.10.2020 |
El tiempo
martes. 27.10.2020
El tiempo

Confiesa que rompió a pedradas las lunas de dos coches para robar

La vista se celebró en los juzgados de la Praza de Avilés. AEP
La vista se celebró en los juzgados de la Praza de Avilés. AEP
Fue pillado dentro de un turismo y le hicieron la prueba de alcoholemia, en la que dio positivo. Le sirvió de atenuante para el delito de robo

Condenado un lucense por romper a pedradas las ventanillas de dos vehículos para cometer sendos robos, que resultaron frustrados.

Tal y como se recoge en el escrito de conclusiones provisionales del ministerio fiscal, el acusado acudió al aparcamiento de una empresa sobre las cinco y media de la tarde del 9 de junio de 2017, "con la intención de enriquecerse injustamente".

Una vez en las instalaciones, el hombre, con iniciales M.S.R., lanzó una piedra contra la ventanilla de un vehículo –un Ford Transit– y rompió el cristal. Sin embargo, según alega la Fiscalía lucense, "no quedó acreditado que sustrajese nada del interior del mismo". Acto seguido, "y con el mismo ánimo", el joven rompió la ventanilla de otro vehículo, un Nissan Qasqai, pero fue pillado in fraganti dentro del coche por una tercera persona, que llamó a la Policía Nacional. El acusado fue sorprendido dentro del turismo y le realizaron la prueba de alcoholemia, en la que arrojó un resultado de 0,37 miligramos por litro de aire espirado.

La acusación pública recoge en su escrito de conclusiones que los propietarios de los turismos afectados no reclamaron ningún tipo de indemnización por los desperfectos ocasionados por el acusado.

CONFORMIDAD. El presunto ladrón fue acusado de un delito continuado de robo con fuerza en grado de tentativa y el ministerio fiscal le reconoció la atenuante analógica de embriaguez del artículo 21.7 del Código Penal.

La vista oral por este caso se iba a celebrar el lunes por la mañana en el juzgado de lo Penal número 1 de Lugo, pero finalmente no fue necesario, ya que el acusado reconoció todos los hechos que le imputaban y las partes llegaron a un acuerdo de conformidad. El ministerio fiscal pedía inicialmente una condena de nueve meses de prisión, pero acusación y defensa pactaron una reducción de esta pena.

Confiesa que rompió a pedradas las lunas de dos coches para robar