Un conductor se empotra contra un concesionario y dice que no lo recuerda

El accidentado se negó a hacer la prueba de alcoholemia y ya tiene tres condenas por conducir ebrio

Un conductor se somete al control de alcoholemia. MIGUELRD68 (Pixabay)
photo_camera Un conductor se somete al control de alcoholemia.MIGUELRD68 (Pixabay)

LUGO. Un joven juzgado este jueves en el Penal número 2 de Lugo por conducir supuestamente bebido y empotrarse contra un concesionario de automoción de A Campiña declaró que no recordaba nada del accidente. El conductor explicó que tenía problemas de alcoholismo "de toda la vida" y que actualmente sigue un tratamiento de deshabituación en Cruz Roja. "No recuerdo nada de lo que pasó esa noche. Me enteré de que había tenido un accidente al día siguiente, cuando me lo contaron", dijo.

Según mantiene la Fiscalía, en la madrugada del pasado 26 de enero, el acusado conducía el turismo de su padre por la carretera Nacional 640. En un momento del trayecto, sobre las 3.30 horas, el conductor perdió el control del coche, atravesó por el medio una rotonda, y se empotró contra un concesionario de vehículos. El turismo del acusado derribó la valla de cierre del recinto y causó daños en cinco cabezas tractoras. Según apuntó el responsable del negocio, los daños ocasionados por el acusado ascendieron a 11.628 euros.

Tras el impacto, tanto la Policía Nacional como la Guardia Civil acudieron al lugar del siniestro y los agentes de atestados le pidieron al conductor que se sometiera a la prueba de alcoholemia, pero el joven se negó. Según los guardias, el conductor presentaba síntomas de embriaguez e incluso "le costaba tenerse en pie", pero consideran que "entendía lo que se le decía y se negó conscientemente a realizar la prueba". El fiscal solicitó para el joven –que ya tiene otras tres condenas por conducir ebrio– 13 meses de cárcel y cuatro años de retirada de carné.