Un conductor ebrio sufre un accidente y alega que perdió el control por un "ataque de tos"

El hombre se salió de la calzada y colisionó contra un poste de teléfonos y una señal en A Volta da Viña. La Policía Local lo sometió a la prueba de alcoholemia y arrojó una tasa de 0,43 miligramos por litro de aire espirado

El coche accidentado en A Volta da Viña. EP
photo_camera El coche accidentado en A Volta da Viña. EP

Un conductor que colisionó de madrugada contra un poste de madera y dio positivo en alcohol achacó el accidente a que había sufrido "un ataque de tos". El suceso se registró en la noche del miércoles al jueves, sobre las 5.45 horas, cuando un equipo de Atestados de la Policía Local y varias dotaciones del Grupo Operativo Nocturno se desplazaron hasta A Volta da Viña tras recibir varias llamadas porque se había producido un accidente de circulación.

Una vez en el lugar, los agentes comprobaron que un vehículo se había salido de la calzada y había colisionado contra una señal y un poste de madera de teléfonos, que había caído sobre la vía, quejando sujeto únicamente por unos cables. La Policía Local cortó la circulación en la zona e identificó al conductor, que presentaba "signos de hallarse embriagado".

El hombre fue sometido a las pruebas de alcoholemia y arrojó una tasa de 0,43 miligramos por litro de aire espirado. Sin embargo, el conductor no achacó el accidente a su estado de embriaguez, sino que manifestó ante los agentes que había sufrido "un ataque de tos", y que por eso había perdido el control del coche y se había salido de la calzada. Los agentes elaboraron el correspondiente atestado y solicitaron la intervención del servicio de bomberos y de los operarios de la compañía telefónica, que retiraron el poste.

La Policía Local realizó esa misma madrugada varios controles de alcoholemia y denunció a conductor que arrojó una tasa de 0,76 miligramos por litro de aire espirado cuando circulaba por la Rúa Tui y a otro que arrojó 0,71 en Cidade de Vigo. También fue denunciado otro conductor que se negó a realizar la prueba de alcoholemia en la Ronda da Muralla.