Condenado por zarandear a su ex al discutir y amenazar con partirle la cara

El hombre alegó que lo hizo "para defenderse", pero el juez no le creyó y le impuso 91 días de trabajos a favor de la comunidad
Juzgado de lo Penal 2. AEP
photo_camera Juzgado de lo Penal 2. AEP

El juzgado de lo Penal número 2 de Lugo impuso una condena de 91 días de trabajos en beneficio de la comunidad a un lucense acusado de zarandear a su expareja y amenazar con partirle la cara. El juez le impuso también la prohibición de acercarse a la víctima o comunicarse con ella durante tres años y un mes.

La sentencia considera probado que el acusado mantuvo una relación sentimental con la víctima durante 20 años y tuvieron dos hijas en común. La pareja puso fin a su relación, pero siguieron conviviendo juntos en la misma casa a pesar de la ruptura. Así, el 22 de noviembre de 2019 -cuando ambos se encontraban en el interior del domicilio familiar- iniciaron una fuerte discusión en presencia de sus hijas menores.

En el curso de la misma, el acusado, "movido por el ánimo de menoscabar la integridad física de su ex pareja, así como su dignidad, y prevaliéndose de la intimidad del domicilio y de su muy superior fortaleza física", la agarró con violencia por el brazo izquierdo y la zaradeó con fuerza.

Como consecuencia de estos hechos, la mujer sufrió erosiones en cara posterior de antebrazo izquierdo, que tardaron un total de tres días en curarle. Pocos días antes de estos hechos, el hombre le había dicho a su expareja: "Como te pongas prepotente te voy a partir la cara". Estos hechos tuvieron lugar en presencia de una de las hijas de la pareja.

RECURSO. El juzgado de lo Penal número 2 condenó al acusado como autor de un delito de maltrato en el ámbito familiar y otro de amenazas y le impuso 91 días de trabajos en beneficio de la comunidad. Sin embargo, el letrado de la defensa recurrió la condena ante la Audiencia Provincial. La Sala estimó el recurso, pero finalmente confirmó la pena.

El tribunal explica en su fallo que el acusado llegó a reconocer en el transcurso de la vista "algunos de los hechos objeto de denuncia", aunque señaló que todo lo que hizo, lo hizo "para defenderse", una versión que no resultó creíble para los jueces.