domingo. 05.07.2020 |
El tiempo
domingo. 05.07.2020
El tiempo

Condenado un inquilino por destrozos en un piso que subarrendaba a prostitutas

La Audiencia lo sentencia a pagar los daños por el incendio que provocaron las mujeres por un descuido

La Audiencia Provincial ha dictado una sentencia en la que obliga a un lucense que había alquilado un piso a pagar al propietario del mismo lo daños producidos en un incendio, tras comprobar que el hombre había procedido a subarrendar el inmueble por habitaciones a mujeres que ejercían la prostitución en el mismo. La Audiencia anula de este modo la sentencia de primera instancia, que había absuelto al demandado.

El proceso se inició cuando el propietario del piso, situado en la calle Manuel Portela, recibió el aviso de los bomberos de que el inmueble estaba ardiendo. Cuando llegó allí pudo comprobar que dentro no estaba el inquilino con el que había firmado el contrato, sino tres mujeres. Una de ellas, por lo que determinó luego la Policía Científica, había cometido una imprudencia y había provocado un incendio que afectó a varias habitaciones, además de los daños ocasionados por el humo.

Los daños en el inmueble los cubrió el seguro que tenía contratado el propietario, pero no así en los de los muebles y el resto de enseres afectados, más de 11.000 euros. Sin embargo, el hombre que había firmado el contrato de alquiler se negó al abono.

La demanda, dirigida por el letrado José Antonio Rojo, recayó en el juzgado de Primera Instancia 3. Sin embargo, el juez entendió que, al no encontrarse en casa en ese momento el inquilino ni haber tenido nada que ver con el incendio, no debía indemnizar al dueño, sino que era este el que tenía que demandar a las tres mujeres para recuperar su dinero.

La Audiencia Provincial estudió el recurso y detecta «un nítido error» en la valoración de la prueba. Para el tribunal provincial, que el inquilino estuviera o no en la casa en ese momento es irrelevante, ya que "es evidente que ha de responder por su conducta al introducir personas en el inmueble sin título para ello, lo que le convierte en responsable de los actos de estas".

Según la sentencia, "no ofrece duda que el inquilino, sin autorización de los propietarios, subarrendaba el piso habitaciones a tres chicas, que son las que se encuentran en el citado domicilio en el momento de los hechos, alguna en estado de embriaguez".

Por todo ello, ordena el pago de los 11.000 euros, más los intereses legales y las costas judiciales de primera instancia. Eso sí, recomienda que sea el inquilino el que demande si quiere a las mujeres para recuperar el dinero que ahora debe pagar.

Condenado un inquilino por destrozos en un piso que subarrendaba a...
Comentarios