Condenado por coaccionar a una vecina de Lugo por una deuda de su hija

El hombre, empleado de El Buda del Moroso, llenó de carteles intimidatorios la vivienda de la víctima y la amenazó con "mandar coches fúnebres" a su portal
Edificio de los juzgados de Lugo, en la Praza de Avilés. SEBAS SENANDE
photo_camera Edificio de los juzgados de Lugo, en la Praza de Avilés. SEBAS SENANDE

El juzgado de Instrucción número 2 de Lugo condenó como autor de un delito de coacciones a un empleado de la empresa El Buda del Moroso, quien intimidó durante varios días a una lucense para reclamarle una supuesta deuda de su hija. El juez consideró probado que el acusado atemorizó a la víctima y coartó su libertad, por lo que le impuso una multa de 540 euros.

La sentencia explica que el acusado -"con la intención de atentar contra la dignidad y menoscabar la libertad" de la denunciante- comenzó a atemorizarla para que pagara una presunta deuda que tendría su hija. Así, entre los días 1 y 23 de julio del pasado año 2020, el hombre acudió al domicilio de la víctima "en múltiples ocasiones", exigiéndole el pago "bajo presión", con métodos como la colocación de adhesivos amenazantes en el portal y en su buzón de correos.

El acusado le realizaba además llamadas continuas al videoportero de su piso y la llamaba al móvil para dirigirle expresiones como: "Vamos a seguir poniendo carteles" o "vamos a mandar coches fúnebres a tu portal".

A consecuencia de estos hechos, la mujer "se vio afectada en su tranquilidad y sosiego personal", llegando a no poder salir de su domicilio "por el miedo infundido", ya que el denunciante se ponía incluso frente a la vivienda durante varios días y la intimidaba cada vez que salía a la calle. El hombre la intimidaba además en presencia de sus vecinos.

Tras conocer el fallo, el acusado presentó un recurso de apelación ante la Audiencia Provincial de Lugo, alegando que se había vulnerado su derecho a la presunción de inocencia

Finalmente, la afectada denunció los hechos y el trabajador fue condenado como autor de un delito leve de coacciones del artículo 173.2 del Código Penal. El juez, sin embargo, absuelve como responsable civil a la empresa y condena únicamente al autor de los hechos, "que fue quien se encargó de la gestión de la supuesta deuda de la hija de la denunciante", aclara.

Tras conocer el fallo, el acusado presentó un recurso de apelación ante la Audiencia Provincial de Lugo, alegando que se había vulnerado su derecho a la presunción de inocencia. El tribunal revisó el fallo, pero llegó a la conclusión de que las pruebas eran determinantes en contra del acusado y confimó la condena impuesta por el juez instructor.