Condenado por amenazar de muerte a un hombre tras llamarle "fascista"

El acusado, de origen portugués, le lanzó un escupitajo a la víctima y le golpeó la espalda. Le impusieron una multa de 90 euros y una indemnización de 30 euros para el afectado
 
Sede judicial de Armando Durán, donde se celebró la vista por este caso. AEP
photo_camera Los juzgados de la capital lucense, en Armando Durán. AEP

"Eres un fascista, hijo de puta, y voy a matar a todos los que son como tú". Tras pronunciar esta frase, un vecino de Lugo —de origen portugués— escupió a la víctima y le golpeó la espalda, por lo que acabó sentado en el banquillo de los acusados del juzgado de Instrucción número 2 como autor de un delito leve de lesiones. Tal y como quedó recogido en la sentencia, los hechos sucedieron sobre las cuatro menos cuarto de la tarde del 19 de abril de 2022, cuando el acusado pasó al lado de un hombre que se encontraba fumando en Camiño Real y comenzó a insultarle y a llamarle "fascista", llegando a amenazarle de muerte. Además, en un momento del altercado, el acusado "escupió a la víctima y le batió en la parte superior de la espalda con la mano".

Como consecuencia de estos hechos, el afectado, de 55 años, fue trasladado a un centro médico, donde fue asistido por las lesiones que sufrió, "consistentes en eritema del tamaño de la palma de la mano en la espalda". El hombre tardó dos días en recuperarse y no le quedaron secuelas.

Por estos hechos, el juzgado de Instrucción número 2 de Lugo condenó al acusado como autor de un delito leve de lesiones y le impuso una multa de 180 euros, "con una responsabilidad subsidiaria en caso de impago de un día de privación de libertad por cada dos cuotas impagadas". Además, lo condenó a indemnizar a la víctima en 30 euros por las lesiones sufridas y a pagarle al Sergas el coste de la asistencia médica dispensada al herido.

Tras conocer el fallo, el letrado de la defensa presentó un recurso de apelación ante la Audiencia Provincial de Lugo, alegando que los hechos no habían quedado probados y que, en cualquier caso, se había producido una infracción del principio de proporcionalidad en relación con la cuota diaria de la multa impuesta. El tribunal revisó el caso, pero descartó el primer recurso, al considerar que había pruebas suficientes para vulnerar el principio de presunción de inocencia. Sin embargo, la sala concluye que, "a la vista de la situación y las circunstancias concernientes al denunciado", la cuota diaria tendría que ser de tres euros y no de seis, por lo que le rebaja la multa a 90 euros.