Condenada por llamar "macarra" a un policía y darle una patada y un pellizco

La acusada insultó a una patrulla en Conde Pallares por pasar en coche por una zona peatonal y atacó a un agente. Fue condenada a 1.440 euros de multa y a indemnizar al herido en 3.838 euros
El altercado tuvo lugar en la Rúa Conde Pallares. AEP
photo_camera El altercado tuvo lugar en la Rúa Conde Pallares. AEP

El juzgado de lo Penal número 1 de Lugo condenó a una mujer por llamar "macarra" a un policía y propinarle una patada y un puñetazo. El juez le impuso una multa de 1.440 euros y la obligó a indemnizar al agente en la cantidad de 3.838 euros. La defensa recurrió el fallo, pero la Audiencia Provincial lo confirmó, por lo que ya es firme.

La sentencia considera probado que el 23 de enero de 2018, sobre las nueve y media de la noche, una patrulla de la Policía Local circulaba en un vehículo rotulado y por la Rúa Conde Pallares -en el casco histórico- y la acusada comenzó a increpar a los agentes y a decirles: "Sois unos macarras, que pasáis por una zona peatonal en coche".

Los policías siguieron su camino y un poco más adelante se bajaron del vehículo oficial para comprobar la matrícula de una furgoneta que obstaculizaba el paso en la misma vía. En ese momento, la acusada volvió a increpar a los agentes, por lo que se aproximaron a ella para identificarla, pero la mujer se negó reiteradamente y además intentó marcharse del lugar.

Uno de los policías le dijo que no podía irse sin mostrarles su documentación, por lo que la acusada se alteró y lo atacó. Tal y como se recoge en el fallo judicial, la mujer le propinó al agente una patada en la pierna y le dio un pellizco en un brazo, comenzando así un forcejeo entre ambos. En ese momento, el otro policía tuvo que bajar del vehículo para auxiliar a su compañero.

Cuando sucedieron los hechos, el agente se encontraba a tratamiento rehabilitador por una lesión en un codo y, como consecuencia de esta actuación, tuvo que prolongar el tratamiento con cinco sesiones más de fisioterapia, "cuyo coste ascendió a 138 euros". Además, a raíz de la agresión, la víctima sufrió también un hematoma en el brazo derecho y varias lesiones en la pierna izquierda, de lo que tardó un total de 74 días en recuperarse.

Recurso

Por estos hechos, el juzgado de lo Penal número 1 de Lugo condenó a la mujer como autora de un delito de resistencia grave a los agentes de la autoridad en relación concursal con otro delito leve de lesiones. Sin embargo, la defensa presentó un recurso de apelación ante la Audiencia Provincial de Lugo, solicitando la libre absolución de la mujer.

El tribunal revisó el fallo y confirmó la condena. "Del propio relato admitido por la recurrente ha de derivarse que es autora del delito que se le imputa, ya que desatendió las órdenes de los agentes cuando pretendían identificarla y no solo se opuso a ellas verbalmente, sino que actuó de manera activa, golpeando a un agente en una pierna y en un brazo. Esta conducta desplegada ante agentes debidamente uniformados que no ha acreditado que se excediesen en sus atribuciones", concluye la sala, "constituye el delito por el que ha sido condenada".

De este modo, la Audiencia confirma el fallo dictado por el juzgado de lo Penal número 1 de Lugo.

Quince meses por darle dos codazos a un agente

Otro hombre fue condenado a 15 meses de prisión por propinarle a un agente de la Policía Nacional un fuerte codazo a la altura del pecho y otro en un pómulo. Los hechos sucedieron el 10 de abril de 2019, cuando el acusado estaba montando follón en un establecimiento de hostelería y los agentes le pidieron que saliera al exterior para poder identificarlo. El hombre hizo caso omiso a sus indicaciones y atacó a uno de los policías.

EN DEFENSA PROPIA El en juicio, el acusado contó que había consumido alcohol y cocaína y que solamente se había defendido, pero el juez no consideró creíble su versión.

Comentarios