lunes. 01.06.2020 |
El tiempo
lunes. 01.06.2020
El tiempo

Los concesionarios de Lugo deben liquidar más de la mitad de su stock antes de septiembre

Coches salidos de fábrica. AEP
Coches salidos de fábrica. AEP

El nuevo sistema de medición de consumo y emisiones conocido como WLTP se aplicará a vehículos nuevos a partir de septiembre

El cambio normativo en la homologación de coches que se aplicará a vehículos nuevos a partir del próximo 1 de septiembre acarreará una venta exprés por parte de los concesionarios de la ciudad, desde los que pretenden "dar salida a más del 50% del stock actual", ya que "del 15% de vehículos que tributaban hasta el momento, pasarán a ser más del 50% los que paguen el impuesto".

Desde uno de los concesionarios de la ciudad apuntan a que el porcentaje de existencias que deben vender varía de una marca a otra. "Hay coches de determinadas casas que deberíamos vender al 100%, mientras que en otras marcas no tendríamos que dar salida a ninguno", explica su responsable. Por otro lado, todos los negocios de automóviles coinciden en que "la forma de pago preferida por los lucenses es la financiación a largo plazo", para lo que ofertan "diferentes planes que dan todas las facilidades al cliente".

La totalidad de coches que se matriculen serán sometidos a las pruebas WLTP -Worldwide Harmonized Light Vehicles Test Peocedure- en detrimento del obsoleto NEDC -Ciclo de Conducción Europeo Nuevo-, lo que no modificará los límites de emisiones de dióxido de carbono y óxido de nitrógeno, pero sí consistirá en una metodología de medición más rigurosa que incrementará el resultado final.

Algunos concesionarios asumen como descuento el incremento impositivo que sufrirán los vehículos afectados por el cambio

Muchos de los vehículos que antes no tributaban pasarán a pagar impuestos, y todos aquellos que no superen las pruebas pertinentes no podrán ser vendidos como nuevos en la Unión Europea.

"Es más una oportunidad para el cliente que un problema para nosotros", explica el responsable de uno de los concesionarios de la ciudad. A la vez que asegura que desde las empresas deben "verlo como algo positivo, como una oportunidad para liquidar el stock actual". "Es el momento de comprar, el consumidor se puede ahorrar un mínimo del 4,75%", aseguran, ya que ese es el mínimo impuesto que se aplica a aquellos vehículos que emiten entre 120 y 160 gramos de C02, frente al 9,75% que tributan los que emiten entre 160 y 200 gramos, y el 14,75% de los que rebasan esta última cantidad.

Las marcas de automóviles, exponen, están "haciendo verdaderos esfuerzos para aumentar el descuento", lo que les permite ofrecer "precios llamativos" que esperan que "aceleren las compras para no tener que automatricular muchas unidades".

Esta alternativa, la automatriculación, es la que esperan posponer en los concesionarios, ya que el coche "pierde bastante valor", por lo que tratarán de "gestionar el mayor número de ventas posibles en los meses de julio y agosto". A su juicio, con este cambio se reducirá la contaminación, a pesar de que la normativa actual Euro 6 ya asegura motores "bastante ecológicos". Aún así, la nueva reglamentación dará lugar a "mejores ratios de emisión".

A día de hoy, el impuesto de matriculación solo lo pagan los vehículos que expulsan más de 120 gramos de dióxido de carbono por kilómetro, una cantidad que no aumentará, pero las nuevas condiciones de medición hará que muchos de los exentos del impuesto rebasen esa cifra y pasen a tributar. Ante esta situación, desde uno de los concesionarios apuntan que "es positivo que se muestren las cifras reales de consumo y de emisiones, ya que se gana en transparencia", pero se está "perjudicando al consumidor final", algo que se pretendía evitar desde la Unión Europea. La solución, continúa, sería que "el gobierno aumentase esa tasa, por ejemplo, a 140 gramos".

Según afirman diferentes expertos, el ciclo NEDC realmente nunca tuvo entre sus objetivos la intención de ofrecer el verdadero consumo de los vehículos, sino que consistía en una forma de comparación entre los fabricantes, ya que la medición de consumo y de las emisiones contaminantes se realiza en un banco dinamométrico con una ausencia total de factores ambientales, equipajes o pasajeros, lo que hace variar de forma drástica los resultados. Este sistema fue creado en 1980 y actualmente se puede considerar obsoleto debido a varias evoluciones de la tecnología y las condiciones de conducción.

PRUEBAS RDE. Dentro de los múltiples cambios, destacan las pruebas RDE, que entrarán en vigor en el próximo enero, y que consisten en un test de carretera que será realizado en circuitos abiertos, no cerrados, con aparatos de medición portátiles que incluye diversas condiciones de conducción, lo que ofrece un mayor número de variantes para que el laboratorio pueda contrastar las mediciones de las diferentes pruebas.

"Es la metodología más coherente, antes nos estábamos autoengañando con valores ficticios", explica el responsable de uno de los concesionarios. "El conductor tenía que hacer sus propias estimaciones de consumo, ya que los indicadores no se correspondían con la realidad". Esta norma no exigirá que los valores se cumplan con total exactitud ya que "no habrá dos pruebas iguales".

Los concesionarios de Lugo deben liquidar más de la mitad de su...
Comentarios