El Concello anuncia que unirá los parques del Rato y del Miño y prolongará el carril bici

Solicitará 4 millones a la Unión Europea para llevar a cabo distintas actuaciones desde A Tolda hasta el puente romano, como la construcción de tres kilómetros de senda ciclista y la mejora de espacios ahora degradados
La alcaldesa y el concejal de Medio Ambiente presentando el proyecto del parque del Miño. XESÚS PONTE
photo_camera La alcaldesa y el concejal de Medio Ambiente presentando el proyecto del parque del Miño. XESÚS PONTE

La alcaldesa de Lugo, Lara Méndez, anunció este miércoles que el Concello pedirá 4 millones de euros a la UE, a través de la Fundación Biodiversidad, del Ministerio de Transición Ecológica, para un proyecto medioambiental y de movilidad que incluirá la unión de los parques del Miño y del Rato y la construcción de tres nuevos kilómetros de carril bici, desde A Tolda hasta el puente romano.

El enlace de los dos grandes parques periurbanos de Lugo es una demanda ciudadana que viene de lejos y para cuya materialización será necesario expropiar cinco fincas privadas. El proceso para tres de ellas ya está en marcha, el de las otras dos se iniciará en breve y en el presupuesto municipal de 2023 figurará el dinero para afrontar este gasto, según explicó la alcaldesa.

Respecto al carril bici, entre el puente romano y el puente blanco los ciclistas compartirán la senda con los peatones y a partir del viaducto serán sendas separadas que en algunas zonas irán pegadas y al lado de la N-VI y en otras discurrirán separadas entre si y también más alejadas de la carretera nacional.

El carril bici será similar al del parque del Rato, en unos tramos con pavimento y en otros con pasarelas de madera. Estas serán lo menos invasivas posible, de solo unos centímetros de alto en algunos puntos y más elevadas en otros, como en el tramo entre el puente blanco y el puente romano, donde en algunas zonas volará sobre el río. A lo largo de la N-VI se plantará una barrera vegetal para amortiguar el ruido del los automóviles.

El proyecto contempla también otras intervenciones, como el acondicionamiento del espacio residual que hay bajo el puente blanco y del que hay en las inmediaciones de A Tolda. Asimismo, se prevén acciones de fomento y conservación de la biodiversidad que hay en el entorno del río, de control y la eliminación de especies invasoras y de divulgación y de educación ambiental. 

Comentarios