El Concello prevé llegar a 12 millones de gasto eléctrico en 2024 y recurrir a crédito

Aunque prevé un aumento de ingresos, la recaudación no será suficiente para sufragar obras y otras inversiones
Concello de Lugo. SEBAS SENANDE
photo_camera Concello de Lugo. SEBAS SENANDE

El gasto corriente del Concello de Lugo, un amplísimo capítulo que engloba mantenimiento de edificios, contratos de servicios y actividades de lo más diversas, volverá a sufrir un incremento muy notable el próximo año, como viene sucediendo en los últimos ejercicios y muy especialmente en el actual. Solo en factura eléctrica se estima un gasto de cerca de 12 millones de euros, casi siete más que en el 2021, lo que unido a otros incrementos del gasto municipal abocará al Concello a contraer un préstamo bancario por primera vez desde hace más de un lustro.

El Concello lleva sin deuda desde el año 2018 y, aunque en los últimos años previó la posibilidad de recurrir a financiación bancaria a la hora de elaborar el presupuesto municipal, siempre acabó desechando esa opción por la posibilidad de recurrir a remanente.

Sin embargo, el ahorro ha ido gastándose y para el próximo año no parece que vaya a haber otra opción que recurrir a crédito para afrontar obras y otras inversiones, el único capítulo que puede financiarse por esta vía. Será así porque el Concello tendrá que destinar más recursos propios al resto de capítulos que por ley debe sufragar con ingresos propios, como el de personal, que también subirá por las actualizaciones salariales, el de gastos corrientes y servicios y el de aportaciones a asociaciones y entidades diversas. Está previsto que estas no sufran gran variación.

El gobierno local confecciona en este momento el presupuesto para el próximo ejercicio con la idea de aprobarlo en diciembre y que entre en vigor hacia finales de enero. Y aunque prevé un aumento de ingresos en distintos conceptos, como las aportaciones del Estado por impuestos indirectos, la actividad económica y la inspección tributaria, la recaudación no será suficiente para afrontar el gasto municipal, como ya no lo fue en los últimos años, con la diferencia de que ahora apenas hay ahorro del que tirar. En 2022, el Concello ingresó un 7% más que en 2021, pero el aumento del gasto fue de casi el doble.

El desequilibrio económico se ha ido acentuando por diversos factores, desde la inflación, muy notable en el gasto energético (luz, gas, carburantes...) al aumento de los contratos de servicios, por las actualizaciones del IPC y por el redimensionamiento de algunos de ellos, como el de la basura y el de los jardines. Además, han ido aumentando las instalaciones municipales. Y a eso se une que el Concello lleva años sin subir tasas e impuestos.

Comentarios