El gobierno de Lugo homenajea y se congracia con los pedáneos porque "queda moito por facer" en la zona rural

El Concello reconoce a través de los representantes de las parroquias la importancia del mundo rural de Lugo, que suma unos 7.700 vecinos

Paula Alvarellos, en el homenaje a los pedáneos de Lugo. XESÚS PONTE
photo_camera Paula Alvarellos, con Dositeo Devesa en el homenaje a los pedáneos de Lugo. XESÚS PONTE

El gobierno local rindió este miércoles un homenaje a los pedáneos de las 54 parroquias del municipio, vecinos que fueron elegidos por sus conciudadanos o por el alcalde o alcaldesa de turno como interlocutores de las necesidades de esta parte del municipio. Ocupa el 80% del territorio de Lugo y en él vive aproximadamente el 10% de la población (unos 7.700 vecinos), según recordó la actual regidora, Paula Alvarellos.

La mandataria explicó que uno de sus propósitos cuando accedió a la alcaldía fue reunir y homenajear a estos representantes vecinales y eligió para ello el Día del Mundo Rural y el salón de plenos, que representa el diálogo, la demanda de necesidades, la escucha y la aprobación de resoluciones, que es, en esencia, lo mismo que hacen los pedáneos, afirmó. 

En este momento, de las 54 parroquias tienen pedáneo 49 y una gran mayoría asistieron al acto en el Concello, donde no estuvieron representados el resto de grupos de la corporación por un fallo de protocolo, según el gobierno.

El acto estuvo dirigido por la concejala de Cohesión Territorial, Ana González, la primera mujer que se ocupa de la zona rural, un lugar “onde non todo son cousas bonitas”, que necesita liberarse de algunos prejuicios y superar males endémicos que lastran su desarrollo. Sin embargo, es también un lugar de oportunidades y de personas muy comprometidas con sus vecinos y con la mejora del territorio, destacaron tanto ella como la regidora.

El mejor ejemplo son los pedáneos, a los que el gobierno quiso homenajear eligiendo para ello a dos de ellos. El primero fue Servando Escolante Peteiro, de Esperante, que falleció hace unos meses y estuvo representado por su mujer y sus hijas, y Dositeo Devesa Lorenzo, que empezó a ejercer en Orbazai en 1962 y siguió casi sin interrupción hasta hoy, ya fuera como suplente o en primera línea, como ahora.

La alcaldesa aseguró que la ciudad de Lugo no se puede entender sin sus parroquias y por eso aseguró que el gobierno local está comprometido con seguir invirtiendo en ellas para mejorar la calidad de vida de sus vecinos.

Inversión en las parroquias

Recordó que en los últimos meses se instalaron 1.400 contenedores nuevos, que irá ampliando la red de abastecimiento de agua en aquellos lugares donde haya "posibilidades técnicas", que seguirá mejorando caminos, pistas y locales sociales —donde la programación que se llevará a cabo se consensuará con los vecinos, aseguró— y que ofrecerá a la Axencia de Modernización Tecnolóxica de Galicia terrenos para poder instalar torres que mejoren la cobertura de telefonía móvil e internet, "porque somos conscientes de que é unha das vosas máis antigas reivindicacións". 

Al acto asistieron otros miembros del área socialista del gobierno, entre ellos, Miguel Fernández, que fue el concejal de zona rural en los últimos años y pasó por el salón al comienzo pero no se quedó ya que debía acudir a otro acto en representación del Concello.

_PON6085
Susana y Rocío Escolante, junto a Paula Alvarellos. XESÚS PONTE

"O noso pai foi sempre unha persoa do rural e estaría moi orgulloso"

Susana y Rocío, las hijas de Servando Escolante Peteiro, quien fue pedáneo de Esperante hasta su fallecimiento, hace unos meses, tomaron la palabra para recordar la labor que llevó a cabo su padre en esta parroquia y agradecer el homenaje recibido por parte del gobierno local. Su intervención fue uno de los momentos más emotivos del acto y supuso también todo un canto a la pasión por el rural que sienten quienes han nacido allí y han apostado por quedarse.

"O noso pai sempre foi unha persoa do rural. Naceu en Esperante, e aínda que durante uns anos por circunstancia da vida viviu na cidade, volveu para a parroquia en canto puido", explicaron. 

Le gustaba relacionarse con los vecinos, la unión de estos y que Esperante avanzase. Y fueron muchas las mejoras que tuvo el lugar en gran medida gracias a su capacidad para trasladar las demandas al ejecutivo y para arrancar compromisos de este.

Esperante logró tener un local social, ya que carecía de escuela, con Servando recuperó las fiestas patronales y consiguió un campo asfaltado para celebrarlas, dos áreas recreativas, la llegada del bus urbano, el arreglo de caminos y pistas y la instalación de puntos de luz. Su último empeño fue restaurar una fuente pública, algo que no logró ver por un problema sobre la titularidad del terreno.

Servando, que también era celador en el Concello de Lugo, falleció este año a causa de una enfermedad.

_PON6049
Dositeo Devesa, en primer plano, junto a otros de los pedáneos homenajeados. XESÚS PONTE

Dositeo Devesa Lorenzo: "Non sei ata cando seguirei, porque teño 92, a última vez elixíronme por catro e van 25"

De una forma u otra, en segunda o en primera línea, como en la actualidad, Dositeo Devesa Lorenzo lleva seis décadas siendo pedáneo de Orbazai. Tiene 92 años, sigue al pie del cañón con una receta infalible: "Formalidade e seriedade".

"Calquera cousa que queiran os veciños deben pedírllela aos pedános e despois os pedáneos tramítana no Concello, que é onde podemos pedir, porque fóra de Lugo nada. A Xunta queda de facer unha cousa e non fai nada", aseguró en el salón de plenos del Concello.

Acto seguido, dejó claro que él tuvo la colaboración de todos los alcaldes y citar al popular Vicente Quiroga, que hizo grandes obras en la ciudad, recordó, como los párkings subterráneos y la compra del terreno de Frigsa.

Tampoco fallaron nunca a Orbazai los concejales de zona rural, que fueron muchos a lo largo de los años. Aunque hubo uno, recordó sin citar su nombre, "que a todo me dicía si, si, si, nunca me dixo que non, pero tampouco nunca me fixo nada", confesó.

No fue, en todo caso, Francisco Fernández Liñares —actualmente en prisión por su gestión pública—, que "tivo esas cousiñas, pero eu non podo dicir que fose mala persoa", aseguró.

Dositeo no sabe hasta cuándo seguirá ejerciendo, porque la última vez fue elegido por cuatro años y van 25, pero sigue poniendo deberes a la alcaldesa "e á súa axudante", afirmó en alusión a Abelleira, porque "hai algunha pista á que lle vai facendo falta un repaso", aseguró.