El Concello de Lugo extiende el apagado de luces a los monumentos

Los focos ornamentales de infraestructuras singulares dejarán también de lucir al ir Lugo más allá de lo que pide el Gobierno central

El Concello de Lugo irá un paso más allá de lo que ordena el Gobierno y apagará el alumbrado ornamental de monumentos, edificios e infraestructuras singulares y grandes espacios públicos peatonalizados, como San Marcos, Quiroga Ballesteros o Praza Maior.

El apagado de luces en esos espacios públicos se limitará a los focos de carácter ornamental. Las farolas de alumbrado público seguirán funcionando como siempre, de manera que la medida no afecta de ninguna manera a la seguridad en las calles, defendió la tenencia de alcaldía.

La medida incluye al principal icono de la ciudad, la muralla. El alumbrado ornamental que depende del Concello ya no se encenderá mientras duren las restricciones para ahorro de energía. La medida afecta exclusivamente a las luces que hay en la Ronda para dar realce al monumento.

Así, el adarve seguirá estando iluminando, ya que el encendido de esas pequeñas luces depende de la Xunta y la Delegación territorial ya avanzó que allí no habrá apagón. El adarve va a tener la misma consideración que una calle y se mantendrá iluminado, se apuntó desde la delegación que dirige Javier Arias.

El departamento municipal que comanda Rubén Arroxo apuntó, en tanto, que lo que va a ocurrir es que las luces ya no volverán a encenderse, puesto que la norma del Gobierno establece que el apagado debe ser a partir de las diez de la noche y en este momento, en pleno verano, los focos ornamentales de Lugo no se prendían hasta las diez y media.

El gobierno avanzó que el personal técnico responsable del mantenimiento de la red de alumbrado público comenzó este miércoles a programar los nuevos horarios de encendido, "acción que tardará uns días en realizarse en toda a rede".

La norma del Gobierno no obliga, a priori, al apagado de las luces de los monumentos, pero el departamento de Arroxo decidió ir un paso más allá de la norma para reforzar el ahorro en alumbrado en un momento que se ve crítico.

El gobierno local adelantó que la medida afectará, además de a la muralla, a la catedral, la fachada del Concello, la iglesia de San Froilán, la fachada del cuartel de Garabolos, el puente blanco, la pasarela fluvial, la fachada del Pabellón Municipal de Deportes, el viaducto de la Chanca, la calle San Marcos, la Praza Maior, los restos arqueológicos de Campo Castelo y las plazas de Ferrol y Quiroga Ballesteros.

PROVINCIA. Es una medida que, al menos de momento, solo se toma en la capital. En la provincia, Mondoñedo avanzó que de momento no se plantea apagar luces ornamentales porque, por ejemplo, las instaladas en la catedral ya son de bajo consumo.

En localidades como Monforte o Sarria, los ayuntamientos no han tomado de momento ninguna decisión sobre las luces ornamentales.

En Lugo, en tanto, los colectivos de comerciantes empiezan a organizarse ante los recortes exigidos por el Gobierno central y Lugo Monumental comenzó a mandar información a los socios.

Comentarios