Las comidas de empresa y de Navidad llevan a los restaurantes al nivel precovid

Muchos locales lucenses ya no disponen de mesas libres durante buena parte de los días de diciembre y ven cómo la temporada de reuniones gastronómicas se adelanta a la última quincena de noviembre sin que los precios la frenen
La temporada de comidas de empresa se adelanta a noviembre. ARCHIVO
photo_camera La temporada de comidas de empresa se adelanta a noviembre. ARCHIVO

Más allá del ruido político e incluso de los números preocupantes de una inflación en alza, los ciudadanos tienen ganas de fiesta. Esa es al menos la conclusión que se extrae de uno de los parámetros económicos no oficiales con los que se suele medir el estado anímico de la sociedad: los restaurantes de Lugo con capacidad para albergar comidas de empresa y de Navidad para grandes grupos esperan colgar, de seguir el ritmo actual, el cartel de completo buena parte de los días que quedan de aquí a fin de año.

De hecho, en casi ninguno de ellos es posible encontrar ya hueco para reuniones gastronómicas de un tamaño respetable para determinados días del próximo mes, como los señalados por las fiestas navideñas o los que van del 11 al 22 y del 26 al 29. El motivo hay que buscarlo en el calendario: diciembre comienza en viernes y la primera semana hábil es la del puente, con lo que los grupos familiares y de amigos y las empresas la han descartado para sus citas previas a las fiestas.

El efecto ha sido doble: concentrar las reservas en los días referidos y adelantar la temporada a la última quincena de noviembre. "La temporada se presenta francamente bien", explica el responsable de eventos del hotel Méndez Núñez, Miguel Cortes, "porque las primeras reservas ya se han adelantado a la ultima semana de noviembre. Eso va a compensar los pocos eventos que vamos a tener en la primera semana de diciembre. La fechas centrales diciembre, de hecho, ya las tenemos completas".

Es prácticamente imposible encontrar un hueco para una reunión concurrida para la semana de mediados de diciembre

El resultado, unido a la marcha de las reservas para las fechas puramente navideñas, es que "se puede decir que hemos vuelto a la absoluta normalidad, que la pandemia es ya un mal recuerdo. Y no es solo algo económico, se nota en el estado anímico y social de la gente", opina.

Una opinión que comparte Nicolás Vázquez, del restaurante Campos: "El inicio de la campaña no lo marcamos nosotros, sino las empresas y los clientes. Este año se va a adelantar a finales de noviembre. Se nota que hay ganas de salir y es una costumbre celebrar la Navidad, además de con la familia, con los compañeros de trabajo y amigos".

En el mismo sentido, Armando Méndez, de Os Cachivaches, reconoce que "hay fechas de diciembre que están muy concurridas, como las de alrededor del 15", y destaca que "es el año que más nos están llamando, tenemos mucha cena de empresa que están reservando", lo que confirma "una tendencia ascendente desde que se acabó la pandemia".

Otros, sin embargo, ponen más énfasis en los días que no habrá demanda en diciembre por la aludida cuestión de calendario. Es el caso de Manuel Expósito, del Manuel Manuel, que asegura que "este año está yendo muy bien solamente en los días punta, en el resto no".

Se refiere, como los demás, a días concretos en torno al 15 de diciembre, pero hay otros varios en los que tiene el libro de reservas sin anotaciones. "Hay muchos que llaman los días 15 o 16, pero del 25 a fin de año todavía tengo huecos grandes".

¿Y en Navidad?

Los días señalados, como Nochebuena, Navidad, Nochevieja y Año Nuevo, también sufrirán ese efecto calendario, ya que caen en sábados y domingos, pero la previsión es que los restaurantes estén también llenos y que incluso se aumenten los pedidos en aquellos que también sirven para domicilio.

Un ejemplo vuelve a ser el Hotel Méndez Núñez, un destino clásico en la cena de fin de año porque ofrece además baile: "Vamos a llenar seguro, porque ni siquiera hemos sacado el menú y tenemos ya ciento y muchas reservas. Incluso se prevé más gente que el año pasado, que fueron 220 personas porque todavía había ese miedo de pandemia y se reservaron muchas mesas, de cuatro o seis. Este año vuelven los grandes grupos familiares y de amigos, de 14 o 20, por lo que suponemos que llegaremos a las 240 personas. La gente quiere fiesta".

Una sensación que también tiene Héctor López, del restaurante España, que asegura que además de ir a buen ritmo, las reservas este año "van superadelantadas. Desde hace más de veinte días tenemos llamadas para reservar para Navidad y fin de año, incluso sin saber menú, solo para asegurarse el sitio". Una circunstancia ampliable a "muchos días de diciembre, que tenemos a tope pero desde hace muchos días. Hay mucho movimiento".

Alrededor de 50 euros por menú 

Los restaurantes consultados por este diario se sitúan entre los que en Lugo tienen fama de ofrecer buena calidad y de cobrar por ella. Y pese a la inflación, no notan que la gente se muestre especialmente beligerante con los precios. De hecho, los que tienen menús especiales para las comidas de empresa y las puramente navideñas se mueven a partir de los 45 euros el más barato, hasta los 60. Los que no tienen menú especial, se remiten a la carta tradicional, una puesta segura.

Comentarios