Comer de menú ya no es lo que era

Su precio es entre 1 y 2 euros más caro por la subida de los costes para los hosteleros y algunos renuncian a ofrecerlo
Un viandante habla con una trabajadora ante la pizarra con un menú del día, en Lugo. XESÚS PONTE
photo_camera Un viandante habla con una trabajadora ante la pizarra con un menú del día, en Lugo. XESÚS PONTE

Comer un menú del día en Lugo, como todas las cosas de la vida, ya es más caro. Desde la época en la que uno podía llevarse a la boca dos platos, bebida, pan, postre y café por diez euros, el coste de comer un menú ha escalado hasta una media de 12 o 13 euros el menú. Ante la subida del precio de los productos alimentarios, los restaurantes se han visto en los últimos meses obligados a subir el precio del menú entre uno o dos euros.

El precio al que los establecimientos hosteleros compran la materia prima se ha duplicado desde enero y no ha parado de aumentar cada semana. Los proveedores no pueden asegurarles un precio de una semana para otra porque la inflación viene sumándole en siete días 10 o 15 céntimos a cada kilo o litro del producto a comprar.

La carne de pollo y la de cerdo han experimentado subidas drásticas en su precio. La ternera, que de por sí es más cara, ha incrementado su coste de forma más suave. La diferencia de precio entre un kilo de cerdo y uno de ternera se ha vuelto muy pequeña en relación a cómo era la disparidad en diciembre. El aceite es también de lo que más ha escalado. Los restauradores aseguran que se ha duplicado el precio de cada litro. La fruta es lo que más ha subido: calculan que han pasado a gastar en este producto alrededor de un 150% más en apenas seis meses.

Un empresario del sector con mucha experiencia en el menú cuenta que "antes siempre podía haber subidas puntuales por la escasez de un determinado producto, pero lo de este año es apoteósico porque ha subido todo lo que se necesita".

MENOR RENTABILIDAD. Los hosteleros calculan que en términos globales el coste de servir cada menú ha subido entre un 30% y un 50%. Al mismo tiempo, la rentabilidad ha bajado porque, como explican, "por mucho que a uno le suban los alimentos no se puede poner un menú diario a 20 euros porque está claro que no funcionaría". El dinero que les aporta cada comensal del menú se ha reducido considerablemente cuando antes entre semana muchos restaurantes y bares de la ciudad vivían de ello. Sin embargo, la clientela se ha mantenido porque los menús "siguen siendo muy necesarios para que coma el trabajador", aseguran.

La mayoría de restaurantes que ofrecían menús más elaborados, con productos frescos de la Plaza de Abastos y ya antes con un precio por encima de la media han optado por dejar de servir menú, apostando solo por la carta.

Polémica: 4,50 euros en el Congreso

No es la primera vez que se habla de los precios de la cafetería del Congreso, pero ahora, con la suba de precios, llama aún más la atención. Este viernes, medios como Antena 3 o la Ser recordaron que comer donde lo hacen los diputados, sus asesores y la prensa acreditada cuesta 4,50 euros, una cantidad ridícula y más en Madrid. Además, incluye dos platos de abundante tamaño y postre, como se puede ver en algunas fotos colgadas en Twitter.

ZASCA A LLAMAZARES. Fue el periodista Carlos Sobrín el que colgó en la red el ticket que acompaña esta información, para responder al exdiputado de IU Gaspar Llamazares, quien criticó las informaciones de los citados medios y dijo que el menú en realidad eran 9,5 euros, no 4,5, y que lo que cuesta esto último es el medio menú. Sobrín lo desmintió con fotos y el propio Llamazares retiró el tweet y explicó que en su época era así.

CAFESTORE. La concesión la tiene Cafestore, una filial de Sacyr presente en hospitales o estaciones de Ave

Comentarios