martes. 17.05.2022 |
El tiempo
martes. 17.05.2022
El tiempo

Coitus interruptus para los primeros viajeros del Ave llegados a Lugo

Viajeros procedentes de Madrid, en la estación de Lugo. ADRA PALLÓN
Viajeros procedentes de Madrid, en la estación de Lugo. ADRA PALLÓN
Concluyeron el viaje a mediodía tras enlazar en Ourense ► Lamentan que Lugo quede descolgada de la alta velocidad

La estación de tren de Lugo recibió este martes a mediodía a los primeros viajeros del Ave Madrid-Galicia. Llegaron a la ciudad con una sensación de coitus interruptus. Si desde la capital hasta la ciudad de As Burgas hicieron el viaje en dos horas y cuarto, con una velocidad punta que rozó los 300 kilómetros por hora, en Ourense tuvieron que apearse del vagón, cruzar la vía con sus maletas por un paso inferior y subirse a un automotor de gasoil que tiene unos treinta años a cuestas y que en la zona de Os Peares tuvo que bajar hasta casi 40 kilómetros por hora debido a que, en determinados momentos, el sinuoso trayecto no permite ir más rápido.

Los primeros viajeros del Ave no narraron nada diferente a lo que se venía contando desde hace tiempo, cuando comenzó a visualizarse la llegada de la alta velocidad a Galicia. Entre ellos había ciudadanos devotos del tren y también viajeros que habitualmente hacen Lugo-Madrid, y viceversa, en autobús y quisieron aprovechar los billetes promocionales, que se agotaron enseguida, para conocer el Ave gallego.

HORARIOSFue el caso de Borja Magide, para quien no fue su primera vez en alta velocidad. "Ya había ido en Ave otras veces, a Barcelona, a Alicante...", contaba este martes. Del Ave gallego le sorprendió la drástica reducción de la velocidad antes de llegar a Ourense. "Me pareció que iba muy lento", explicó. Su percepción fue buena. El tren bajó hasta los 80 kilómetros por hora, los que permite la vía mientras no se complete la variante del Ave.

El comentario más habitual entre los viajeros que este martes se apearon en la estación lucense es el fastidio que supone transbordar en Ourense, sobre todo cuando se hace con maletas, con niños o con problemas de movilidad. Al menos, el tiempo para hacer el cambio es suficiente, unos veinte minutos en sentido Galicia y unos diez si se viaja hacia la meseta.

Pero el problema más grande no es el transbordo en sí, sino el tiempo que se emplea para hacer el trayecto Ourense-Lugo, más de hora y media, frente a las dos horas y cuarto que dura el viaje en Ave de Madrid a Lugo. Es así porque desde la capital ourensana hasta Lugo, los trenes no alcanzan más de 160 kilómetros horas, y en tramos muy concretos, debido fundamentalmente a las características de la vía, con curvas, pendientes, túneles estrechos, y sin electrificar desde Monforte.

Muchos de estos problemas se paliarán con la inversión -unos 500 millones de euros- que el Gobierno central está realizando para modernizar la vía, pero, si los planes no cambian, Lugo está condenado a que su estación del Ave siga siendo la de Ourense. "Es una pena. A Lugo siempre nos dejan abandonados, sean del partido que sean", lamentaba este martes Toñi Pérez, cuando se disponía a coger el regional a Ourense para allí enlazar con el Ave a Madrid. "Suelo ir en autobús, pero ahora con el Ave el tiempo de viaje es algo más corto, y con la situación que hay, y con la mascarilla, lo prefiero".

Ver más: El día histórico que Galicia vivió este lunes no lo fue tanto para Lugo

Con todo, hay quien tiene capacidad para ver siempre el lado positivo, como la viveirense Claudia Casal, que estudia en la Universidad Autónoma de Madrid y este martes volvía a casa por Navidad. Al bajarse del tren contaba que el viaje se le hizo mucho más corto, entre otras razones porque en realidad son dos viajes en dos trenes. Apunta, no obstante, la obviedad de las pocas conexiones ferroviarias que tiene Lugo -"desexaría que houbera máis"- y es el ejemplo de viajera a la que una estación intermodal con buenos servicios le vendría de perlas. Este martes tuvo que ser su madre quien la recogiera en Lugo para ir hasta A Mariña.

La desangelada estación actual, sin cantina ni otros servicios, va a juego con el poco entusiasmo con el que los lucenses han recibido el Ave a Galicia. "La gente casi prefiere seguir yendo en el Alvia, por no bajarse en Ourense", reconoce personal de la terminal de Lugo.

RETRASO DEL AVE. Por otra parte, que sea vía única el tramo Lugo-Ourense ya está afectando al Ave y, de hecho, el que salió a primera hora de la tarde de la ciudad de As Burgas hacia Madrid lo hizo con unos minutos de retraso para esperar a los pasajeros del regional que llegaba de la capital lucense, que había tenido que parar porque se cruzó con otro tren.

Coitus interruptus para los primeros viajeros del Ave llegados a Lugo
Comentarios