La ciencia más refrescante

Varios centros educativos acuden al desafío CanSat para crear un minisatélite como una lata de refresco ► El IES Leiras Pulpeiro presenta a dos equipos, que lanzarán sus diseños el próximo martes
Alumnos del IES Leiras Pulpeiro, con los prototipos que usarán en el desafío CanSat. SEBAS SENANDE
photo_camera Alumnos del IES Leiras Pulpeiro, con los prototipos que usarán en el desafío CanSat. SEBAS SENANDE

Construir y lanzar un minisatélite del tamaño de una lata de refresco, una simulación de un satélite real integrado dentro del volumen y la forma de una lata. Este es en esencia el reto que plantea CanSat, un desafío ideado por Agencia Espacial Europea que interpela a estudiantes de toda Europa.

En la convocatoria de este año participarán varios centros educativos de Lugo, tanto de la capital, como el Lucus Augusti, como de la provincia, cuyos equipos estarán entre los 22 de toda Galicia que el próximo martes probarán sus ingenios lanzándolos desde drones en Cerceda.

Allí estarán dos grupos del IES Leiras Pulpeiro, junto a la profesora de Biología y coordinadora de Polos Creativos Noemí Vázquez García. "Uno es el equipo Lasa —explica la docente— formado por seis alumnos de primero de BAC; el otro es el equipo Tecno-Leiras, que forman cuatro alumnos y una alumna de cuarto de Eso".

El desafío para los estudiantes es adaptar todos los subsistemas principales que se encuentran en un satélite, como la energía, los sensores y un sistema de comunicación, dentro de este espacio tan reducido como una lata. Además, hay que diseñar el paracaídas, ya que el CanSat debe recuperarse sano y salvo.

Cuando el CanSat está listo, se introduce en un cohete o en un dron, que se lanza hasta una altitud de aproximadamente un kilómetro. Entonces comienza su misión. Durante la caída se realiza un experimento científico y/o una demostración tecnológica, además de lograr un aterrizaje seguro y analizar los datos recopilados.

"En la misión primaria todos llevan sensores de temperatura y de presión atmosférica", explica Noemí Vázquez, "pero luego cada equipo debe fijar también sus objetivos de la misión secundaria".

En el caso de los grupos que presenta en Leiras Pulpeiro, uno de ellos ha incorporado un sensor de CO2 para medir el efecto invernadero y el otro, un sensor para medir la radiación ultravioleta. "Todos los datos que se recojan durante el lanzamiento deben enviarse a una estación por telemetría".

La profesora explica que los jurados que decidirán qué equipos pasan a la siguiente fase regional tendrán en cuenta, además de que el artefacto salga sano y salvo, aspectos como "el rigor científico de la misión secundaria, el diseño de la carcasa y el paracaídas y la difusión del proyecto". En el caso de sus alumnos, incluso han sido capaces de buscar patrocinadores entre varias empresas de Lugo dispuestas a financiar el desafío.

Para la coordinadora, además, la posibilidad de tomar parte en este reto ha supuesto poder realizar una actividad "que encaja a la perfección en el programa de Polos Creativos y que es muy interdisciplinaria porque se trabaja la materia, el diseño, la difusión e incluso la creatividad artística, porque organizaron un concurso de logos entre los compañeros de Plástica. Además, también se realiza un informe científico final que tienen que presentar. Es algo muy completo".

De hecho, esta profesora espera que después de esta primera experiencia para la próxima participación en este proyecto pueda incluirse ya dentro de la materia, "porque los dos equipos los están haciendo en sus ratos libres, en el recreo y por las tardes, lo que da idea de su implicación".

Los seleccionados en las fases de lanzamiento regionales se clasificarán para la nacional. Los equipos deberán entregar a Esero (Oficina Europea de Recursos para la Educación Espacial en España) su Informe de Prelanzamiento. Todos los CanSats de los equipos finalistas se lanzarán a través de un cohete hasta una altura de entre 500 y 1.000 metros.

El equipo ganador de la competición nacional participará en el programa Ingeniero espacial por un día a nivel europeo, que tendrá lugar los días 20 y 21 de junio de 2024 en el Estec ubicado en Noordwijk (Países Bajos).