Un ciberataque deja sin servicios de telefonía a varias empresas de la provincia

Algunas de las afectadas están en los polígonos industriales de O Ceao y As Gándaras
Vista de la ciudad de Lugo en la zona de As Termas y O Ceao. XESÚS PONTE
photo_camera Vista de la ciudad de Lugo en la zona de As Termas y O Ceao. XESÚS PONTE

El ciberataque sufrido por un operador de telecomunicaciones ha provocado que varias empresas lucenses que son clientas suyas se quedasen este jueves sin servicios que son imprescindibles para poder atender al público y para su operativo interno, como telefonía, tanto fija como móvil, o internet.

Algunas de las empresas afectadas, que pertenecen a diferentes sectores productivos, tienen sus centros de trabajo en los polígonos industriales de O Ceao y de As Gándaras, en la capital lucense, y en parques empresariales de varios municipios de A Chaira.

"Es un tema muy serio. Estuvimos colgados totalmente", contaba uno de los decenas de empresarios lucenses que se vieron perjudicados.

La que ha sido hackeada es una compañía de ámbito nacional que tiene su domicilio social en Lugo y que además cuenta con una delegación en la provincia de A Coruña.

Quien intentaba este jueves ponerse en contacto con este operador mediante una llamada a su teléfono fijo se encontraba con que le saltaba un aviso de que "el número marcado no existe", mientras que los de sus clientes simplemente no daban señal ni para llamar, ni para recibir.

Este empresario se encontró con la red caída cuando abrió su negocio a primera hora de la mañana y a media tarde comenzaron "a entrar las primeras llamadas por el teléfono fijo", aunque precisó que el problema todavía no estaba resuelto.

MEDIDAS ALTERNATIVAS. La compañía intentó habilitar un servidor externo para poder recuperar el servicio, ya que no conseguía remediar el problema en el suyante los "ataques masivos" que sufría, según afirmaba un empresario lucense. "Es como un incendio, cuando consigue apagarlo en un foco, se aviva en otro", agregaba.

Para solventar ese problema de incomunicación las empresas tuvieron que contratar líneas telefónicas provisionales con otras compañías para poder así dar servicio a sus clientes.

"Tuvimos que recurrir a las redes sociales y a nuestra página web para facilitar un número de teléfono móvil a través del que podían ponerse en contacto con nosotros", precisaba este empresario lucense.

Otros afectados se mostraron reacios a dar explicaciones sobre lo sucedido por temor a que se creyese que su empresa pudo sufrir alguna brecha de seguridad, cuando su engorroso problema solo era operativo y de comunicación debido al ciberataque sufrido por un tercero.

Comentarios