viernes. 05.06.2020 |
El tiempo
viernes. 05.06.2020
El tiempo

La CHMS multa al Fluvial para que deje servidumbre de paso en el río

Instalaciones del Club Fluvial. EP
Instalaciones del Club Fluvial. EP

Le autoriza una plataforma flotante tres meses al año durante 25 y Adega recurre al no ver garantías ambientales

La Confederación Hidrográfica del Miño-Sil (CHMS) abrió de oficio un expediente al Club Fluvial por incumplir la obligación de mantener abierta la servidumbre de paso al lado del río, "impedindo o uso público peonil" y lo resolvió con la imposición de una multa y la obligación de retirar el cierre que impide el libre acceso. "Actualmente o expediente atópase en fase de execución forzosa a través de multas coercitivas", explica el organismo de cuenca, que indica que pasará a la ejecución subsidiaria "cando do número de multas coercitivas impostas se poida concluír que non se pode dobregar a resistencia do obriga"

El Club Fluvial circunscribe ese cierre a momentos puntuales –"más bien en verano", afirma el presidente, Tito Valledor– porque asegura que las puertas que impiden acceder a ese tramo de río suelen estar abiertas. El problema de que lo estén siempre es que hay gente que entra a la propiedad privada, dice. Defiende, además, que parte de la ribera no es transitable y que, aguas arriba, el paso fue cerrado por la propia adminisración, cuando construyó la pasarela sobre el río, dice. En todo caso, el club está "intentando cumplir", asegura su presidente.

El Club Fluvial circunscribe ese cierre a momentos puntuales porque asegura que las puertas que impiden acceder a ese tramo de río suelen estar abiertas

Para Adega, que denunció la ocupación de la zona de servidumbre y del propio cauce cuando la CHMS ya había abierto el expediente, el cierre no solo dificulta el tránsito ciudadano, sino que impide el paso a la fauna a lo largo del río y desde este a tierra. "Unha londra non pode saír cara a terra nese punto porque hai valas a carón do río", señala como ejemplo. No obstante, en principio la resolución de la CHMS solo obligaría al Fluvial a abrir el paso a lo largo del río. El resto de instalaciones estarían vinculadas a la renovación de la concesión que el club tramita en este momento.

Resuelta está ya la solicitud de la entidad para instalar una plataforma flotante en el río en verano, que ya tuvo en años anteriores y que la última vez tuvo que retirarla al no estar vigente la autorización. Ahora la recibe para colocar la estructura durante 25 años, entre el 15 de junio y el 15 de septiembre. Sin embargo, Adega presentará este viernes un recurso contra esta decisión porque considera que no incorpora medidas preventivas o de cautela ambiental que garanticen la protección de una zona de río muy sensible.

El colectivo considera que los condicionantes que fijó el Servizo de Conservación da Natureza son "precarios". Se obliga al club a informar previamente a este departamento del montaje y desmontaje para que un técnico proceda a detectar la presencia de alguna especie protegida, así como que la entidad informe a los usuarios de la plataforma de la presencia de estas especies. Adega señala que el informe no lleva la firma de ningún técnico, solo de la jefa territorial de Medio Ambiente.

Recurso
"Privatización" del río, según Adega


Adega también recurre la autorización para que el Club Fluvial coloque una plataforma flotante en el río (para baño, vigilancia, salidas deportivas...) porque considera que, según la respuesta dada por la CHMS a sus alegaciones, de facto se trata de una privatización de ese tramo de río. "El objeto del presente expediente es la autorización para la instalación de una plataforma flotante para baño o zona recreativa que supone una utilización del Dominio Público Hidráulico, excluyendo o dificultando el uso de este último por terceros", señala la CHMS. "Subordínase o interese xeral (ambiental e de uso público do río) ao privado", afirma Adega.

La asociación denuncia que se autoriza esta instalación cuando el Club Fluvial todavía no ha cumplido con su obligación de retirar el cierre que obstaculiza el paso a la zona de servidumbre —como constató este jueves la CHMS— y cuando no está vigente la concesión al club para ocupación del dominio público hidráulico.

Renovación de concesión
La concesión del Club Fluvial terminó en otoño. En plazo fue solicitada una renovación por 50 años o lo máximo legal.

La CHMS multa al Fluvial para que deje servidumbre de paso en el río
Comentarios