El Concello considera "inadmisible" el "obstruccionismo" de la Xunta con el caneiro de Acea de Olga

El portavoz del gobierno local, Miguel Fernández, lamenta las "contradicciones" de Patrimonio Natural
Imagen aérea del caneiro roto, que comenzó esta semana a ser reparado. EP
photo_camera Imagen aérea del caneiro roto. EP

La reparación del caneiro de O Muíño, una actuación que arrastra años de retraso y que es muy demandada por piragüistas y por colectivos ecologistas, tendrá que seguir esperando como mínimo hasta el próximo verano.

La Confederación Hidrográfica del Miño-Sil (CHMS) anunció este viernes que cancelaba el contrato que había firmado con la empresa Tragsa debido a que sigue sin llegar la autorización de la Xunta para trasladar la colonia de mejillones que hay en ese lugar y que se agota el tiempo para poder actuar en las condiciones que se exigen, en estiaje y sin afectar a especies.

El cruce de acusaciones no se hizo esperar. La Xunta echó la culpa a la CHMS y este sábado el Concello replicó: "Lamentable, intolerable e inadmisible". En estos términos se refirió el teniente de alcaldesa y portavoz del Gobierno local, Miguel Fernández, sobre un comportamiento del Gobierno gallego que considera "obstruccionista"

"Costa caro entender as continuas contradicións nas que recae a Dirección Xeral de Patrimonio Natural, que primeiro amosa a súa conformidade coas intervencións –en alusión también a la instalación de la playa fluvial– e logo as obstaculiza a pesar do soporte técnico que as avala. E pouco comprensible resulta igualmente o tipo de labor que está a exercer, como lle correspondería no que ten que ver coa protección do Miño e da flora e a fauna que contén, cando impide que se leve a cabo unha obra tan importante como a reparación desta presa", indicó. 
 

La duración de los trabajos se estima en algo más de dos meses y antes habría que trasladar los moluscos, por lo que, aunque no se esperan muchas precipitaciones a corto plazo y en las próximas semanas y el nivel del agua podría seguir siendo bajo, la actuación entraría ya en la época de freza de las truchas. Este es el momento en el que comienza el proceso reproducción de esta especie, cuando las hembras y los machos comienzan los cortejos y peleas y se produce el desove y la fecundación.

El presidente de la CHMS, José Antonio Quiroga, lamentó el daño que este retraso supone para la práctica deportiva; para el propio caneiro, que seguirá deteriorándose con las corrientes del invierno; para la ribera del lado del colegio de A Ponte, cuya erosión se acentuará, y para la ciudad en general, ya que se trata do "mellor espello acuático de Lugo, coa ponte romana a carón".

Quiroga descargó la responsabilidad de este retraso en la Xunta, ya que la CHMS le remitió el 1 de agosto la información complementaria al proyecto de traslado de los mejillones que le fue solicitada y todavía no hay pronunciamiento de la Dirección Xeral de Patrimonio Natural.

Quiroga recordó que la CHMS encomendó la restauración del caneiro a Tragsa en junio y que, el día 17 de ese mes, solicitó autorización para el traslado de los mejillones. El 18 de julio y el 1 de agosto envió más documentación a la Dirección Xeral de Patrimonio Natural, tal como le fue solicitado.

A juicio de Quiroga, se trata de una "actuación de entorpecemento e boicoteo" por parte de la Xunta, una acusación que este viernes mismo el Gobierno gallego volvió a desmentir. La Xunta recordó que, en 2018, ya pidió un inventario de campo de las especies en peligro de extinción y que fue en junio de este año, con la obra ya contratada, cuando la CHMS solicitó permiso para trasladar 100 mejillones, una cifra que posteriormente se elevó a 1.900, de dos especies. También hay una planta acuática en peligro de extinción.

Comentarios