domingo. 25.07.2021 |
El tiempo
domingo. 25.07.2021
El tiempo

Cerebro, un órgano de mucho cuidado

captura cerebro
EP
Especialistas lucenses dan pautas para prevenir y tratar problemas como el ictus en el Día del Cerebro, además alertan de que uno de cada tres ciudadanos sufrirá algún tipo de problema vinculado a este órgano a lo largo de su vida

Las enfermedades neurodegenerativas y cardiovasculares condicionan a miles de lucenses. Las lesiones cerebrales y las demencias son dos de los grandes desafíos en la salud del cerebro y aprender a cuidarlo es esencial. Hoy, 22 de julio, la Federación Mundial de Neurología celebra el Día Mundial del Cerebro para "promover la salud mental" y "concienciar" a la población de su importancia. Uno de cada tres ciudadanos sufrirá un infarto cerebral o algún tipo de demencia a lo largo de su vida. Nerea Darriba, terapeuta ocupacional en la Asociación de Daño Cerebral Sobrevenido de Lugo (Agace) remarca la necesidad de conocer esta enfermedad. "En España o ictus é a primeira causa de discapacidade e a segunda de mortalidade".

¿A quién afectan los infartos cerebrales especialmente?


Tanto hombres como mujeres pueden padecerlo. Personas de "cualquier edad" pueden sufrir un infarto cerebral pero son los "mayores de 60" con hábitos "poco saludables" los más afectados, según explica Lorena Legaspi, neurologopeda del hospital Ribera Polusa, que cuenta con una unidad para el tratamiento de los pacientes afectados por ese tipo de episodios.

¿Cómo puedo identificar que estoy sufriendo un ictus?


El Sergas resume los síntomas mediante la regla de las tres F: "fala", "forza" y "faciana". En caso de presentar dificultad en la articulación de las palabras; sufrir pérdida de fuerza en alguna extremidad del cuerpo; o notar una disminución de la sensibilidad o simetría facial, es posible que esté teniendo lugar un ataque.

¿Qué procedimiento hay que seguir cuando se da un ataque?


Las seis primeras horas tras la aparición de síntomas son "críticas". "A mayor rápidez en la atención médica, menor será la zona del cerebro afectada", resume Carlos García Porrúa. García Porrúa. En caso de padecer alguna de las F es fundamental ponerse en contacto con el 061 o 112. "Así, una vez el enfermo esté en la ambulancia u hospital será tratado como paciente de daño cerebral. Algo que podría reducir enormemente las secuelas" explica Lorena Legasti.

¿Puedo evitar llegar a sufrir un ataque que dañe el cerebro?


Un estilo de vida saludable es la principal arma de prevención. Tener una correcta alimentación, evitar el sedentarismo y huir de sustancias como el tabaco o el alcohol son algunas de las claves para minimizar la probabilidad de sufrir una embolia cerebral. Nerea Darriba apunta la relevancia de factores como "altos niveis de estrés" y "falta de sono". Si bien es cierto, seguir estas pautas de conducta no sortean completamente la enfermedad, ya que "pode pasarlle a unha persoa cun estilo de vida saludable". "Se cree que en el pasado los hombres presentaban mayor predisposición a tener un ictus por el abuso de sustancias protrombóticas como el tabaco o alcohol", comenta el director médico del Ribera Polusa. A día de hoy esta tendencia se está revirtiendo.

¿Hay posibilidad de una vida normal después del infarto?


Sí, pero con cambios. Las capacidades físicas y motoras se pueden ver afectadas: "Es común la falta de fuerza en manos, brazos, piernas o en la zona facial. La sensibilidad también puede presentar limitaciones como hormigueos constantes", explica Silvia Roncero, fisioterapeuta, del hospital Ribera Polusa. García Purrúa remarca la importancia de complicaciones no tan "visibles" como la "disminución de capacidad comunicativa", "problemas en la articulación y habla" además de la alteración del "pensamiento".

¿Qué aspectos son claves en la recuperación del paciente?


"A clave é a rehabilitación temperá e intensiva", sentencia Lorena Legaspi. Nerea Darriba encuentra en el apoyo familiar y en la motivación personal el motor que facilita una correcta recuperación. Silvia Roncero coincide con la terapeuta ocupacional: "Es muy importante no limitarse a las sesiones clínicas. Es necesaro integrar los ejercicios en el día a día".

Diferencias: Ictus y demencia no son iguales 
El infarto cerebral es una enfermedad cardiovascular. Mientras tanto, la demencia pertenece a la familia de las patologías neurodegenerativas. Sus secuelas son similares pero el motivo de su aparición, así como la evolución de las mismas son muy diferentes.

Una vena rota

El ictus puede producirse por dos motivos. La principal causa es la obstrucción de los vasos sanguíneos del cerebro. De esta manera la sangre no puede acceder al cerebro produciéndose la muerte. Así mismo, la rotura de una arteria cerebral puede provocar una hemorragia y, con ella, un infarto cerebral. Hay ocasiones en las que el cerebro es capaz de reabsorber por sí mismo la sangre. Esto sucede en un periodo comprendido entre las 24 y 72 horas, disminuyendo así las lesiones a largo plazo.

Enfermedad silenciosa

La medicina aún no ha podido determinar la causa de esta enfermedad neurodegenerativa. Pequeñas lesiones en el cerebro provocan la progresiva pérdida de memoria y de movilidad del paciente. La fluctuación es una de sus características principales. Por ejemplo, un paciente con demencia puede notar pérdida de memoria durante un mes y, al siguiente, no presentar pérdidas de memoria. La falta de regularidad en la manifestación de los dificulta la acudida al médico y por tanto el diagnóstico de demencia. Carlos Rodríguez apunta que: "Muchas veces es la familia, o el círculo cercano, la que repara en los síntomas".

Cerebro, un órgano de mucho cuidado
Comentarios