Carmen Lomba: "Los centros de trabajo están obligados por ley a medir la exposición a gas radón"

Los efectos del gas radón en la salud y la exigencia de control por parte de las empresas
centrarán el foro que esta veterinaria impartirá, junto al catedrático de Medicina preventiva de la USC Alberto Ruano, este martes, a las 18.30 horas, organizado por el colegio de veterinarios
G
photo_camera Carmen Lomba. EP

La exposición al radón y cómo evitarla y reducirla centra esta entrevista con Carmen Lomba.

¿Cree que ya se sabe cuál es el riesgo de la exposición al radón o sigue siendo muy desconocido?
Creo que para la mayoría de la población sigue siendo muy desconocido, pese a que Galicia es la comunidad autónoma con más concentración de este gas.

¿En qué nos afecta el radón?
Es un gas que exhala el suelo, muy especialmente donde hay granito. Si se edifica sobre una zona donde hay radón, el gas se acumula dentro de la vivienda, de manera que las personas están expuestas a él de manera prolongada y, cuanto más lo estén, más riesgo tienen, por ejemplo, de desarrollar cáncer de pulmón. La relación entre el radón y el cáncer de pulmón está sobradamente demostrada. Es la primera causa de este tipo de tumores entre no fumadores.

¿Se relaciona el radón con más enfermedades?
Se está empezando a estudiar su relación con la Epoc, tumores cerebrales y, en el caso de los niños, leucemia infantil. También va a salir en breve un estudio sobre radón y cáncer de estómago.

Usted es veterinaria. ¿Qué efectos produce la exposición a radón en animales?
No hay estudios de momento. Me gustaría hablar con la facultad de Veterinaria de Lugo porque no se han hecho estos estudios aunque lo lógico es pensar que se observarán efectos similares y sería interesante que se hicieran porque podrían servir como centinelas.

¿Cómo se puede saber si se vive o trabaja en un edificio con niveles excesivos?
La única manera de saber es medir. Conviene seleccionar una empresa especializada que sepa colocar los sensores en los sitios correctos. Las mediciones tendrán que prolongarse durante unos tres meses porque la concentración de radón es fluctuante. No es la misma por el día que por la noche, en invierno que en verano, sino que depende de cuestiones como la temperatura y las presiones por lo que hay que medir durante varios meses y después observar la media.

¿Qué ocurre si se obtienen resultados que sobrepasan el límite?
Hay que hacer obras. Se llaman remediaciones, son modificaciones estructurales que se realizan para evitar que el radón se acumule y obligarlo a salir. Una vez hechas se debe volver a medir para comprobar que, efectivamente, se ha dejado a niveles adecuados.

¿Y en el caso de las empresas y centros de trabajo?
En 2018 la UE aprobó una ley para exigir que se hicieran mediciones de radón en todos los centros de trabajo. En España entró en vigor en diciembre de 2022 y debía aplicarse de manera progresiva. Por ejemplo, la aplicación tenía que ser inmediata en el caso de los centros de trabajo en el subsuelo, como en un párking por ejemplo, o en centros de aguas termales. Para el 22 de junio de 2024 todas las empresas tienen que haber hecho estas mediciones y tomar medidas en caso de superar los niveles que marca la ley.

Hacer una medición en una vivienda no es muy caro, puede costar 200 euros. Si hay que hacer obras, unos 3.000 euros"

¿Es caro hacer esta clase de mediciones? En el caso de una vivienda ¿cuánto puede costar?
No es muy caro. Depende de cómo sea la vivienda, dónde esté, cuántos sensores haya que poner... pero en una vivienda unifamiliar donde se pongan tres sensores costaría 200 euros.

Lo que sí será caro son las obras a realizar si hay niveles altos...
Claro, lo que pueden ser caras son las remediaciones. Para una vivienda puede suponer entre 2.000 y 3.000 euros. Por regla general lo que se hace es abrir una cámara de ventilación en el forjado sanitario, es una medida muy eficaz. Lo que se debe hacer con el radón para garantizar unos niveles bajos es, o bien no dejar que entre, o bien hacer que salga. En el caso de la obra nueva, se está obligado por ley a tener en cuenta el radón y se pueden colocar membranas antiradón, una especie de planchas que evitan que entre en el interior del edificio. En la obra ya hecha, se recurre al canal de ventilación.

Aunque solo sea obligatorio medir en las empresas, ¿lo aconseja en las casas?
Sí, sin duda, especialmente en las viviendas unifamiliares de planta baja. En las empresas se obliga porque el empresario tiene que garantizar un buen ambiente para los trabajadores y el radón es un carcinógeno de tipo 1 probado, pero en las viviendas nadie te obliga a hacerlo y sería muy recomendable porque pasamos mucho tiempo y también porque hay personas más sensibles, como los niños.

En hospitales o colegios ya se ha hecho ¿o también tienen el límite de junio de 2024?
Como la ley establecía que los centros de trabajo en el subsuelo tenían que medir el radón inmediatamente y es el caso de muchos hospitales ya se habrá hecho. En el de los colegios, tienen también ese límite de junio

Comentarios