martes. 27.10.2020 |
El tiempo
martes. 27.10.2020
El tiempo

El centro de genética ICM pasa a manos de una multinacional

Sede en el polígono de As Gándaras del Instituto de Estudios Celulares y Moleculares. VICTORIA RODRÍGUEZ
Sede en el polígono de As Gándaras del Instituto de Estudios Celulares y Moleculares. VICTORIA RODRÍGUEZ
El laboratorio lucense pasará a dirigir un área completa de Atrys Health, que dice que apuesta por potenciar la investigación en Lugo

La multinacional española Atrys Health acaba de cerrar la compra del Instituto de Estudios Celulares y Moleculares (ICM), empresa lucense que es referente en materia de investigación genética y genómica, con sede en el polígono de As Gándaras.

Atrys, firma que se dedica al diagnóstico y tratamiento médico de precisión y que destaca en los ámbitos de la telemedicina y de la radioterapia de última generación, confirmó este miércoles la operación y aseguró que el laboratorio lucense seguirá creciendo tras el cambio de titularidad. "ICM pasará a dirigir todo el área de genética de Atrys", aseguró Santiago de Torres, presidente de la multinacional, que subrayó que la compañía apuesta fuerte por la genética en sus investigaciones dirigidas a enfermedades como el cáncer.

El crecimiento de la empresa se hará en Lugo, dijo. "Nos encanta que esté en Lugo, porque ICM tiene una historia de éxito y de raíz territorial", afirmó De Torres. Agregó que Atrys tiene interés en proyectos como los de biopsia líquida en los que trabaja el laboratorio lucense y que tienen mucho valor para los tratamientos contra el cáncer, "que es uno de los grandes campos de trabajo de la multinacional", apuntó De Torres.

La compra es la primera operación en Galicia de la firma, que en los últimos cuatro años ha adquirido nueve laboratorios en España. Tres de esas adquisiciones se han cerrado este año.

El grupo, que es un referente en telemedicina trabaja con importantes grupos sanitarios, como Ribera Salud, la compañía que cerró un acuerdo de compra de Polusa.

El cambio de manos del Instituto de Estudios Celulares y Moleculares supone, así, la venta de una nueva empresa lucense de referencia en el campo de la salud. Atrys, que opera en el Mercado Alternativo Bursátil, ya comunicó ayer la operación a la Bolsa, pero no trascendió el importe de la operación. La empresa lucense tiene, en todo caso, un valor importante. Su facturación anual fue de 2,9 millones de euros en 2019 y su ebitda es de 1,6 millones de euros.

La empresa lucense, liderada por Alfonso Alba, se fundó en 1997 y su crecimiento, que ha sido constante a lo largo de los años, se ha disparado en este 2020 debido a su trabajo sobre el covid, lo que ha llevado a elevar su previsión de facturación para este ejercicio hasta los seis millones de euros.

"La suma de tecnologías genómicas de ICM y los servicios de diagnóstico molecular de Atrys acelerarán el diagnóstico de precisión, proporcionando un conocimiento más temprano y más detallado de la enfermedad, permitiendo una mejor terapia y una mejora sustancial en el cuidado de la salud de las personas, objetivo primordial de Atrys", señaló este miércoles la compañía sanitaria.

Expansión e hitos con el covid
El Instituto de Estudios Celulares y Moleculares, con base en As Gándaras, trabaja para toda España y también para muchos países europeos. Su radio de acción llega incluso a Dinamarca, reseñaba ayer Atrys Health.

Test de saliva
Una de las últimas aportaciones del laboratorio lucense ha sido el desarrollo de un test de detección del covid a partir de la saliva. La compañía ha trabajado también, en colaboración con el Laboratorio de Sanidade e Producción animal, en la realización de pruebas de detección del covid.

ADN
El laboratorio ofrece servicios de genética para hospitales privados y públicos y, tras la puesta en marca de sus instalaciones en As Gándaras, empezó también a ofertar a particulares un programa de secuenciación de su genoma completo y la medición del riesgo de determinadas enfermedades por unos 200 euros.

ICM tiene en torno a una treintena de investigadores entre sus centros de Lugo y Oporto, tras multiplicar su capacidad.

Una firma que está valorada en 250 y muy expandida en América Latina

La firma que acaba de adquirir ICM subraya que es la compañía líder en diagnóstico y tratamientos médicos de precisión y pionera en los ámbitos de la telemedicina y de la radioterapia de última generación y ha conseguido un crecimiento exponencial en los últimos años. Su valor de capitalización era de 16 millones cuando en 2016 comenzó a operar en el Mercado Alternativo Bursátil, valoración que se ha incrementado hasta los 250 millones actuales. En ese tiempo, el valor de sus acciones pasó de 1,48 a 7,58 euros, detalló Santiago de Torres.

La compañía señala que es la primera de telemedicina en lengua hispana y la cuarta del mundo y opera en varios países de América Latina, donde cuenta con un amplio equipo de médicos formados en España que son, por ejemplo, claves en el área de radiodiagnóstico en un momento de gran expansión de la telemedicina a nivel mundial.

Sobre la operación en Lugo, Atrys destacó que "refuerza su unidad de negocio de diagnóstico más allá de la oncología e impulsa su evolución hacia la medicina de precisión genómica". Asimismo, apuntó que "multiplica sus capacidades en el ámbito del diagnóstico avanzado, en medicina molecular y en biopsia líquida".

La integración de ICM permitirá a Atrys contar con nuevos paneles genéticos para el diagnóstico de cáncer, pero también en enfermedades cardiovasculares, neurológicas y enfermedades raras, gracias a su tecnología de secuenciación masiva de nueva generación, detalló la multinacional.

Aseguró que "la suma de tecnologías genómicas de ICM y los servicios de diagnóstico molecular de Atrys acelerarán el diagnóstico de precisión, proporcionando un conocimiento más temprano de la enfermedad, permitiendo una mejor terapia y una mejora sustancial en el cuidado de la salud de las personas".

El centro de genética ICM pasa a manos de una multinacional
Comentarios