Un ceda el paso a la moda y la cultura

Marta Santos y José Fernández dirigen Actitudy, un negocio textil que reserva un espacio gratuito a la reivindicación artística noveles
Marta Santos y José Fernandez posan con dos originales prendas en el interior de la Actitudy. VICTORIA RODRÍGUEZ
photo_camera Marta Santos y José Fernandez posan con dos originales prendas en el interior de la Actitudy. VICTORIA RODRÍGUEZ

El pequeño comercio es la esencia de una ciudad. Los emprendedores son una especie en extinción en la era postpandémica. La búsqueda de un producto o modelo de negocio singular se antoja vital para este tipo de firmas puedan sobrevivir y hagan frente a la competencia de las grandes multinacionales.

Por ello, Marta Santos y José Fernández decidieron dar el salto y convertirse en sus propios jefes, al dar vida a un immueble en la céntrica Rúa da Cruz, y convertirlo en su proyecto personal y profesional: Actitudy Concept Store.

Aseguran que el potencial que desprendía el inmueble les cautivó desde el primer momento. Tanto es así que no buscaron más.

La idea de tener una tienda relacionada con el streetwear y el skateboard siempre rondó por la mente de ambos, pero según cuentan los protagonista, era necesario "darle un aire distinto".

Por ello también encontraron en las paredes de su local, y sobre todo en su terraza, un espacio para dar visibilidad tanto a la reivindicación cultural de artistas noveles como para albergar eventos sociales de cualquier índole.

De esta forma, las obras de la artista visual Ana María Cavanes ocupan un lugar privilegiado entre las prendas de tendencia urbana de marcas gallegas y nacionales. Este es el punto de partida de un proyecto al que sumarán nuevos creadores periódicamente.

Los jóvenes inauguraron su negocio, en la céntrica Rúa da Cruz, en el pasado mes de diciembre

Lo curioso de este caso radica en que la cesión del espacio es totalmente gratuita. Estos dos jóvenes emprendedores no cobran al artista un porcentaje por exponer su obra. Su idea persigue la retroalimentación.

La ubicación de la tienda, situada en una zona con gran afluencia de personas a determinadas horas del día, propicia que la oferta se desligue de los habituales canales de venta para buscar un lugar de encuentro social y cultural.

Sus propietarios buscaban que la atracción que genera una exposición, una cata de vinos, o una sesión vermú tuviese repercusión en la venta de las prendas que ofrecen. Un ceda el paso a la originalidad.

Los mensajes tan llamativos impresos en gallego en algunas prendas tuvieron repercusión en las redes sociales y ya son muchos los lucenses que lucen sudaderas o camisetas con leyendas tan reivindicativas como Estou ata a cona, Ghuapa, lista e feminista, Rabudo o Pídecha o corpo, que reflejan la originalidad, la selección y el gusto por marcar la diferencia de los propietarios de Actitudy.

La inauguración de la tienda se produjo el 11 de diciembre, justo a tiempo para el dispendio navideño. Sus calcetines con estampados de tatuajes old school o la figura de E.T. se convirtieron en un éxito instantáneo.

Tanto Marta Santos como José Fernández consiguieron que un proyecto recién nacido se erija en un espacio para encontrar un regalo diferente, sin dejar de lado el maridaje que brindan a la moda y la diversificación cultural.