miércoles. 23.06.2021 |
El tiempo
miércoles. 23.06.2021
El tiempo

El carril bici de Lugo toma forma y desconcierta

Un operario señaliza la senda ciclista en la Ronda do Carme. XESÚS PONTE
Un operario señaliza la senda ciclista en la Ronda do Carme. XESÚS PONTE
Vecinos ven problemas en el acceso a garajes o en los aparcamientos, que el Concello dice que se corregirán

Las obras del carril bici avanzan en la Ronda do Carme al mismo tiempo que generan quejas de vecinos. Son varios los peros que ponen estos. Una residente asegura que se encontró dos veces esta semana vehículos aparcados ante el vado de su garaje, sito cerca de la Rúa Santiago, por lo que en una ocasión no pudo salir con su turismo y en otra no consiguió entrar. Atribuyó esa incómoda situación a que no se han pintado adecuadamente las plazas de aparcamiento en la calzada.

Desde el Concello de Lugo se asegura que ya se ha detectado ese error y que se ha corregido, como sucederá, según se asegura, con cualquier otro problema que se detecte, como la ubicación de las paradas de autobuses.

Otra advertencia que realizan los vecinos es que los acompañantes de los conductores pueden golpear a los que circulen por el carril bici cuando se bajen del coche, tras aparcar, o viceversa, que sean los ciclistas los que se lleven por delante a los usuarios de los vehículos a motor.

El carril bici se está acondicionando entre la acera y la zona de aparcamiento. Según explica el gobierno local, su anchura de 1,70 metros es superior a la que establece la normativa.

Una tercera queja es de vecinos de los números impares, que temen que se reducirá el número de plazas de aparcamiento en la Ronda do Carme, en dirección a República Argentina. Desde el Concello se asegura que en ese margen de esta vía no se suprimirá ningún estacionamiento.

FUTURO. El gobierno local apuesta por la "convivencia" entre turismos y bicicletas, pues señala que este es el modelo de movilidad al que se encaminan las ciudades.

Apunta también que esa cohabitación se verá favorecida, a su juicio, cuando se calme el tráfico, con el límite de velocidad a 30 kilómetros por hora. Se prevé que esta senda ciclista de unos 14 kilómetros de longitud, que atravesará ocho barrios de la ciudad, estará lista para el próximo verano.

El proyecto, con un presupuesto de más de 1,2 millones de euros, forma parte de la estrategia Dusi Muramiñae para unir la trama urbana de Lugo con el río. Este carril bici irá desde el Paseo do Miño hasta Camiño Real y enlazará con el del Paseo do Rato.

El carril bici de Lugo toma forma y desconcierta
Comentarios