Candia, la única política lucense que corrobora el ser profeta en su tierra

El BNG no ganó en la mesa del lugar natal de Pontón, Besteiro fue el tercero en el Rosalía de Castro, y Rodil y Méndez perdieron en casa
Vistoso lugar de colocación de las papeletas, en el colegio Rosalía de Castro de Lugo, donde votó Besteiro. ELISEO TRIGO
photo_camera Vistoso lugar de colocación de las papeletas, en el colegio Rosalía de Castro de Lugo, donde votó Besteiro. ELISEO TRIGO

Elena Candia fue la única candidata por Lugo que fue la más votada por sus vecinos. La número uno de la lista del PP ejerce el sufragio en la casa consistorial de Lugo y allí, como en todas las mesas de la capital, su partido fue el más votado. Pero la lista de Candia también es la más respaldada en la mesa de su antiguo domicilio en Mondoñedo, donde el PP se impuso por 281 votos, frente a 118 del BNG y 66 del PSOE.

Pero ser profeta en la tierra propia no es fácil. Dos de los candidatos a presidir la Xunta eran de Lugo y ninguno de ellos se impuso el domingo en casa.

La nacionalista Ana Pontón ha presumido de Chorente durante la campaña, pero esa publicidad no hizo que el BNG ganara en la mesa de Oural donde votan la familia y vecinos de la candidata nacionalista. Se impuso allí el PP, con 182 votos, aunque al BNG no le fue mal y sumó 92 votos. El PSOE se quedó con 39.

El socialista José Ramón Gómez Besteiro vota en el colegio Rosalía de Castro de Lugo y la lista del PSOE fue la tercera en apoyos. Pero quizás lo más llamativo es que el candidato del PSOE a la Xunta tuvo el domingo allí menos apoyos de los que había logrado en julio de 2023, cuando también fue cabeza de cartel del PSOE al Congreso.

Pero no fueron solo los primeros espadas autonómicos los que no lograron el éxito en propia meta.

Olalla Rodil, la candidata del Bloque, puede presumir de unos resultados extraordinarios, pero no de haber ganado en casa. El BNG no se impuso en el colegio Illa Verde, donde vota la cabeza de lista nacionalista por la provincia, pero tampoco consiguió ser la más votada en su localidad natal, Ribeira de Piquín, donde el PSOE venció. Fue el suyo, de hecho, uno de los tres municipios lucenses en los que los socialistas consiguieron ganar. El BNG fue, además, la última fuerza en Ribeira de Piquín, con solo 29 votos.

Tampoco a Lara Méndez le ayudó la cercanía a los vecinos. El PSOE fue la tercera fuerza en el auditorio Gustavo Freire, donde votaba la número dos de la lista socialista. Y tampoco en Cervo, su localidad de origen y donde inició su carrera política, le fue bien a Méndez. Se impuso en esa mesa el BNG con 247 votos, mientras que el PP tuvo 219 y el PSOE 114.

Ese mal fario con los vecinos los compartieron candidatos de fuerzas minoritarias, como Castor López Gavín, de Espazo Común Galeguista, que en Meira, su localidad, solo consiguió diez votos.