sábado. 21.09.2019 |
El tiempo
sábado. 21.09.2019
El tiempo

El campus participará en el atlas genómico funcional de seis especies

Paulino Martínez, sentado en el centro, con los miembros de Acuigen. EP
Paulino Martínez, sentado en el centro, con los miembros de Acuigen. EP

El grupo Acuigen trabaja en el proyecto AQUA FAANG, que investiga la función de los genes de peces de uso acuícola

El grupo de investigación de Genética para la Agricultura Acuigen, que coordina el catedrático de Genética Paulino Martínez en el campus lucense, participa en el proyecto de investigación AQUA FAANG, que pretende desarrollar un atlas genómico funcional de las seis especies acuícolas de mayor interés comercial en Europa, que son salmón, trucha arcoiris, lubina, dorada, carpa y rodaballo. Esta última especie es uno de los campos de especialización de Acuigen. El proyecto acaba de obtener el compromiso de financiación de la Comisión Europea a través del programa Horizonte 2020.

AQUA FAANG pretende aplicar a estas seis especies los últimos avances en genómica para mejorar la selección genética e identificar a los individuos más productivos. Estos avances permiten conocer no solo los genes, sino los elementos que funcionan como intermediarios y que determinan que un determinado gen se active o no.

Se trata de estudios extremadamente complejos porque esos elementos del genoma se cuentan por cientos de miles, lo que implica el manejo de un volumen ingente de datos.

El desarrollo de este atlas funcional pemitirá "una predicción genética mucho más refinada", explica Paulino Martínez. Hasta ahora, para seleccionar los mejores individuos productivos se tenía en cuenta las características del ejemplar -por ejemplo, que alcanzara buen tamaño- y la presencia en sus parientes de esos trazos de interés -es decir, que también tuvieran esa característica-. Además, se buscaba mantener la diversidad de linajes para que evitar la endogamia. Con las nuevas técnicas "puedes saber que un individuo es el mejor porque tiene determinadas variantes genéticas", explica Martínez. Esto se traduce en una mejora productiva cercana al 40% en cada generación, lo que abarata los precios.

El campus participará en el atlas genómico funcional de seis especies
Comentarios