jueves. 29.10.2020 |
El tiempo
jueves. 29.10.2020
El tiempo

El campus ensancha sus costuras

La politécnica toma medidas contra el covid. XESÚS PONTE
La politécnica toma medidas contra el covid. XESÚS PONTE
Con más alumnos y menos espacio, organizar las clases ha sido difícil en los centros de Lugo ► La consigna ha sido la máxima presencialidad, que no se logra en todas las facultades

"De 1.930 puntos para clases teóricas hemos pasado este año a 690", detalla Tomás Cuesta, director de la Escola Politécnica Superior de Enxeñería de Lugo. Las cifras dan cuenta de que adaptar el centro a las medidas anticovid no ha sido fácil, pero lo han conseguido. "Todos los alumnos tendrán formación presencial" tras los ajustes realizados, explica Cuesta, que dirige un centro universitario referente por las acreditaciones internacionales de calidad que acumula.

Lograr esa presencialidad no ha sido fácil. Ha habido, por ejemplo, que recurrir al salón de actos y reconvertirlo en espacio docente, se han creado siete aulas espejo y se ha duplicado algún grupo, detalla Tomás Cuesta.

Reorganizar horarios y grupos no ha sido todo. La seguridad pasa también por un estricto protocolo que ha incluido la instalación de cámaras para vigilar que no entre al edificio ninguna persona ajena. Además, a cada alumno se le asigna un puesto fijo por materia, "de modo que si hay un positivo inmediatamente se sabrá dónde estuvo y al lado de quién", explica.

La docencia está también garantizada. Cada profesor debe tener material listo para quince días de docencia. De esa forma, si el docente tiene que estar confinado, habrá material para seguir trabajando esa asignatura.

Los laboratorios son el punto más crítico y hay que duplicar y hasta triplicar grupos, con un esfuerzo grande del profesorado, ya que el número de docentes será el mismo, detalla Cuesta.

La Politécnica es ejemplo del modelo que se sigue en el campus de Lugo, donde todos los centros han tenido que ensanchar sus costuras para lograr encajar a los alumnos en un sistema que exige extremar las distancias.

Todos los centros, de hecho, tienen que recurrir a sus salones de actos y convertirlos en aularios. Pero ni acondicionando nuevos espacios es fácil.

"Tenemos un aula para 108 alumnos que ahora solo podrá acoger a 43", explica Carmen Sarceda, directora de Formación de Profesorado, que dice que la consecuencia ha sido que "para promover la presencialidad, la solución ha sido dividir grupos".

Los mayores retos se dan en primero, donde hay más matriculados y para ello ha habido que hacer dos y hasta tres grupos. Cada semana tendrá clase presencial uno de ellos. Para el alumnado que no esté presente en el aula, el profesorado podrá retransmitir las clases, aunque eso queda a su criterio, porque tiene libertad de cátedra. En todo caso, el profesor sí tendrá que garantizar que el estudiante recibe la materia.

Tras la reorganización se ha logrado que el grupo con menor presencialidad ronde el 50 por ciento. Y el objetivo de presencialidad se cumple también en los dos másters que imparte la facultad, señala Sarceda.

En un curso en el que se estrenan titulaciones en el campus y crece el número de alumnos, los ajustes no han sido fáciles y lo saben bien en la facultad de Ciencias, donde se llegó a plantear que los alumnos de primero del grado de Nutrición no tuvieran formación presencial, una situación que provocó quejas del alumnado.

Posteriormente se hizo una nueva comunicación en la que se avanzó que la docencia de primero sería presencial para el alumnado de primera matrícula en el salón de actos de la facultad y online para los de las matrículas posteriores. Para el resto de cursos del título se prevé docencia online mientras se mantengan las normas sobre distancias a cumplir en los centros universitarios.

El desafío en esa titulación es que la mayor parte de las prácticas de laboratorio sean presenciales.

El inicio del curso ha sido todo un desafío para ese centro, según señalaba hace unos días el decano, Francisco Fraga, porque se ponen en marcha nuevas titulaciones, hay más alumnos y se pierde el equivalente a ocho aulas porque el centro está ahora mismo en obras para acondicionar espacios para una de las nuevas titulaciones estrella del campus, Bioquímica.

El reto ha sido similar en muchos centros y al final la presencialidad completa solo se podrá garantizar en la Politécnica, Humanidades, Dirección e Administración de Empresas y Relacións Laborais, mientras que en un centro referente como Veterinaria parte de la formación tendrá que ser online. De hecho, en Veterinaria las clases serán presenciales para los alumnos de primero y de quinto.

Las clases prácticas y de laboratorio es lo que los centros quieren preservar por encima de todo.

El campus ensancha sus costuras
Comentarios