martes. 15.06.2021 |
El tiempo
martes. 15.06.2021
El tiempo

La campaña de vacunación llega a los tres meses sin cumplir las expectativas

Preparación de las vacunas. EFE
Preparación de las vacunas. EFE
Sanidade confía en que todos los mayores de 80 años hayan recibido al menos una dosis este martes ►La inmunización masiva, prevista para este mes de abril, tendrá que esperar a que se regularice el suministro

La campaña de vacunación anticovid no va tan rápido como se esperaba. No se han cumplido las expectativas más conservadoras para este primer trimestre y, por el momento, los suministros no se han incrementado ni regularizado lo suficiente como para que ver cerca un aumento radical en el ritmo de vacunación.

A mediados de marzo se hizo en todas las áreas sanitarias gallegas una prueba de vacunación masiva que tenía como objeto medir la capacidad del sistema para empezar a inmunizar a miles de personas cada día. Es decir, saber si funcionaba la citación, los circuitos, y si el lugar elegido se adaptaba a ese flujo de gente porque Sanidade esperaba contar para este mes con unas 200.000 vacunas semanales. Sin embargo, la previsión se ha tenido que reajustar. Por el momento, solo Pfizer ha comprometido 100.000 semanales, a las que se sumará un número no especificado del resto. A la cifra anecdótica de dosis de Moderna que hasta ahora han llegado a la comunidad —en Lugo se han administrado poco más de 200— se sumarán ahora más de 30.000, por ejemplo, así como AstraZeneca y Janssen.

De esta última, cuyo uso en Europa se aprobó a principios del mes pasado, se estimaba que empezarían a llegar las primeras dosis a principios de abril, pero poco después ya se dijo que será más bien en mayo.

En el primer trimestre de vacunación, y hasta Semana Santa, en la provincia de Lugo se administraron casi 61.000 dosis de Pfizer, así como casi 12.000 de AstraZeneca y apenas dos centenares de Moderna. Pero la vacunación no se detuvo por los festivos ni fines de semana. De hecho, se aceleró esos días. Para Jueves Santo se convocó a 1.024 personas mayores de 80 años para recibir la primera dosis de Pfizer y Moderna en hospitales y centros de salud; 1.350 para la segunda dosis en centros de salud y 130 de colectivos esenciales y para la de AstraZeneca. El Viernes Santo se administraron 1.350 dosis de Moderna en los hospitales a mayores de 80; el sábado otras 1.050 de esa misma vacuna e idéntico colectivo y para este domingo se citó a 750 personas de más de 80 años en el Hula también para recibir la primera dosis de Moderna.

Los cuatro tipos de vacunas contra el covid-19. EP

El objetivo era avanzar en la vacunación de mayores ya que se aspira a que este martes los más de 30.000 lucenses con más de 80 años ya tengan al menos una dosis y la inmensa mayoría, las dos. A partir de entonces se podrá iniciar la vacunación de población general de los del siguiente lustro, la de 75 a 79 años. Estos tendrán ya tres vacunas posibles: Pfizer, Moderna y Janssen.

DOMICILIOS. La intención de Sanidade es comenzar a lo largo de la semana la vacunación de los mayores de 80 años, u otras personas incluidas en grupos prioritarios de vacunación, que no han podido trasladarse a los centros de salud para recibir su dosis por una cuestión de movilidad o de enfermedad. En esos casos serán los equipos los que acudan a sus domicilios para ponérsela y les administrarán, inicialmente, la de Pfizer. Se aspira a ponérsela a unos doscientos lucenses esta semana, aunque todo dependerá de la disponibilidad de esos equipos.

Sin embargo, cuando se disponga de la de Janssen será esta la que se destine preferentemente a este grupo de población. Como se trata de una vacuna de una sola dosis y que además es estable y de fácil transporte, resulta más sencillo y rápido para inmunizar a este colectivo.

De cualquier forma, ya sea con una o con otra, lo que cabe esperar para las próximas semanas es que se avance en la vacunación de los mayores de 70. Y más adelante, los de 60. Cuando AstraZeneca se utilizaba para los menores de 55 años la campaña de vacunación combinaba simultáneamente dos estrategias diferentes. Por un lado, la de vacunar a los mayores, los más vulnerables, aquellos que, en caso de infectarse con el SARS-CoV-2, podrían tener formas más graves de la enfermedad. Por otro, la de vacunar a los de mediana edad, gente que por trabajo o relaciones sociales se mueve mucho y entra en contacto con más gente, a los grupos que tienen más interacciones.

VER MÁS "La ciencia nos salvará del virus"

Sin embargo, ahora se ha subido el umbral de edad para el uso de AstraZeneca y no habría que descartar la posibilidad de que se cambie por completo. Por ejemplo, Alemania —el país cuyo sistema de farmacovigilancia alertó de un incremento en el número de un raro tipo de trombosis— ha cambiado ya la indicación y solo la administrará a mayores de 61 años. Igualmente, Canadá tampoco prevé ponerla a nadie por debajo de los 55, dado que todos esos episodios de trombos se detectaron en personas jóvenes, fundamentalmente en mujeres.

No sería de extrañar que España acabase tomando una decisión similar y que, por tanto, destinase todas las vacunas a mayores de 60 años.

Por el momento, la vacunación continúa de mayor a menor y, hasta que no se pueda aplicar la administración masiva, los equipos de vacunación siguen siendo los originales. La presidenta del Colegio de Enfermería, Lourdes Bermello, cree que esta podría llegar en mayo. "Hay que empezar a organizar al personal porque puede ser que en un mes vayamos a la vacunación masiva y eso no es nada de tiempo", dijo.

Explica que Sanidade ha pedido "colaboración" a la enfermería de Primaria a través de una nota pero recuerda que es preciso organizar turnos claros y cerrar las agendas mientras se está vacunando, como se hace cada invierno con la campaña de la gripe.

La campaña de vacunación llega a los tres meses sin cumplir las...
Comentarios