Calvo dice que las obras en la Xunta ahorrarán un millón de kilovatios

El vicepresidente visitó el edificio, donde se invirtieron 2,5 millones en eficiencia energética
Javier Arias y Diego Calvo dialogan con un funcionario en su visita a las instalaciones. XESÚS PONTE
photo_camera Javier Arias y Diego Calvo dialogan con un funcionario en su visita a las instalaciones. XESÚS PONTE

El vicepresidente segundo y conselleiro de Presidencia, Xustiza e Deportes, Diego Calvo, acompañado por el delegado territorial de la Xunta en Lugo, Javier Arias, visitó este jueves el edificio administrativo del Gobierno gallego en la capital lucense, en el que acaban de finalizar las obras de rehabilitación y mejora energética. Las actuaciones supusieron una inversión de casi 2,5 millones de euros, según Presidencia, y van a permitir un ahorro de energía anual superior al millón de kilovatios y una reducción en las emisiones de carbono de 171,58 toneladas anuales.

Segundo señaló Diego Calvo, el proyecto incidió en dos aspectos fundamentales para el ahorro energético como son la climatización y la iluminación. Así, se sustituyeron los antiguos equipos de clima por tres nuevas bombas calor de 200 kilovatios de alta eficiencia energética, cuatro unidades climatizadoras y de 239 emisores de frío o calor, así como nuevos conductos para una distribución del aire más idónea.

A mayores, se instalaron protecciones solares y, en lo que se refiere a la iluminación, se cambiaron las lámparas fluorescentes por tubos led y equipos de detección de movimiento y niveles de iluminación.

El objetivo de la iniciativa es reducir el consumo energético y la emisión de gases a la atmósfera, al tiempo que se mejoran tanto las condiciones de trabajo del personal que desarrolla su actividad en las instalaciones como el confort de las personas usuarias de los servicios administrativos que se prestan en ellas.

En esta línea, el vicepresidente segundo y conselleiro de Presidencia se refirió durante su visita a Lugo a la apuesta que está haciendo la Xunta para modernizar y acondicionar las infraestructuras destinadas a la prestación de servicios públicos con actuaciones como las llevadas a cabo en los últimos años en otros edificios de la administración autonómica y que permiten reducir el consumo de energía y dotar tanto al personal como a la ciudadanía de mejores medios y condiciones.

De hecho, recordó, desde 2015 la inversión de la administración autonómica en mejoras de eficiencia energética de sus edificios administrativos se acerca a los 19,4 millones, a mayores de las obras que se están desarrollando actualmente en las delegaciones territoriales de la Xunta en A Coruña y en Ferrol, y que suman más de 2,6 millones.

Comentarios